«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Crítica: Insidious 3, típico y predecible cine de terror

La mayoría de las películas de terror que llegan a nuestras carteleras repiten un patrón que lleva un tiempo dando síntomas de agotamiento salvo honrosas excepciones. La tercera entrega de la saga de terror Insidious, Insidious Capítulo 3, cae en los mismos sustos predecibles a pesar de su intento por profundizar en los personajes, mientras que su director, Leigh Whannell, se aferra a lo seguro y no innova en un terreno en el que aún es posible sorprender.

Siguiendo la tónica vigente en el cine de los últimos años, Insidious Capítulo 3 completa la saga de terror adelantándose unos años a los acontecimientos que aterrorizaron a la familia Lambert. El director de las dos primeras entregas, James Wan, cede el testigo a Whannell para contar la historia de una adolescente aterrorizada, Quinn (Stephanie Scott), por un espíritu demoníaco que visita el mundo de los vivos después de que intentara contactar con su madre fallecida a través de la vidente Elise (Lin Shaye), quien también arrastra sus propios tormentos.

Entran en escena los mismos elementos del cine de terror a los que Hollywood nos tiene acostumbrados -véase: pasillos oscuros, golpes en las paredes, casas donde ocurrieron tragedias y huellas sobrenaturales- que, aunque rodados de forma suficientemente misteriosa como para asustar, requieren claramente la ayuda de la banda sonora martilleante para ser del todo efectivos.

/p>

Insidious Capítulo 3 discurre de forma fluida hasta la segunda mitad de su metraje, en la que el director parece olvidar a la -en teoría- protagonista de la película y se centra en la mucho más interesante subtrama de la vidente y su incursión en el mundo del más allá. Se vuelve entonces claro que es ella la verdadera protagonista de esta precuela de la saga y, en consecuencia, quien muestra de forma acertada una evolución mucho más valiosa a lo largo del largometraje a pesar del cambio brusco en la importancia de los personajes.

Es de agradecer que Insidious 3, a pesar de su falta de innovación en el terror psicológico, no se quede únicamente en los sobresaltos y busque dar un paso más al desarrollar los lazos en una familia que está rota o la evolución lógica de los personajes protagonistas a medida que se desarrollan los eventos paranormales. El largometraje incluye además un curioso punto de comicidad, en momentos riéndose de sí misma, casi parodiando su forma típica y manida de hacer cine de terror.

Sin llegar al nivel de It Follows o Babadook, Insidious 3 es un pasatiempo para los aficionados al género de terror. Inofensiva, casi cómica y sin prolongar el miedo una vez se encienden las luces, es sólo un entretenimiento con algún sobresalto que da el pistoletazo de salida a la temprada de cine veraniego.

Puntuación: 5,5/10 

TEMAS |
.
Fondo newsletter