«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Crítica: Into The Woods, el bosque y la vida (3/5)

Algo ha cambiado en la factoría Disney. Su última creación, Into The Woods, es la prueba de que la compañía ha tomado un rumbo de matices en el que ni sus personajes son tan buenos como siempre nos han contado ni los mundos de fantasía se quedan sólo en la irrealidad. Esta es también la línea de la película que llega a los cines: una interesante vuelta de tuerca a los clásicos de los hermanos Grimm en los que hay que luchar duro por conseguir un final feliz y donde todo, incluso abandonar un zapato de cristal frente a un príncipe, trae sus consecuencias.

Un director experimentado en musicales como Rob Marshall (‘Chicago’) fue el elegido para llevar desde los escenarios de Broadway hasta la gran pantalla la aclamada obra de Stephen Sondheim, Into The Woods, con un resultado final que en cine resulta modesto y, a veces, desaprovechado. Rodeado de un ambicioso reparto de actores, montó, casi como un rompecabezas, una película coral en la que Caperucita Roja, Cenicienta, Rapunzel y Jack convergen en el bosque, todos ellos por motivos diferentes, y cuyos destinos se unen por la desgracia de una pareja que es incapaz de tener hijos por una maldición. Para romper el hechizo de la bruja, ambos son empujados al bosque, donde tendrán que cumplir ciertas tareas que necesariamente les obligarán a interactuar con los personajes de los cuentos mientras estos, a su vez, se dirigen hacia el conocido final feliz.

/p>

Pero, ¿fueron felices para siempre? Esta es la pregunta a la que intenta responder la película en todo su recorrido y en la que se centra durante la segunda parte del metraje. Si el primer acto de la película es una recopilación amable de los ya conocidos cuentos de hadas y sus finales, el segundo es reconocible por el cambio, demasiado brusco, en la forma, en la música, en el color y en el ritmo. El bosque se convierte entonces en un lugar oscuro en el que cualquier decisión pasada tiene ahora repercusión, y donde la felicidad a veces está empañada por la soledad, el desconcierto y la pérdida.

Aunque se trate de un musical de Disney, Into The Woods no es una película para niños. En su conjunto es una cinta oscura que aparta las moralejas clásicas de la compañía -en esta, como en la vida, los finales felices no están garantizados– y busca provocar una reflexión realista sobre la responsabilidad, los giros de la vida, las falsas apariencias que llevan a engaños y el legado que dejamos a nuestros hijos. El problema está en que, mientras Into The Woods es capaz de desarrollar de manera más fluida y eficiente la inocencia de la primera parte, se pierde en la segunda, la que debería ser la más interesante de desarrollar por su complejidad. Varios personajes acaban quedando desdibujados, las líneas argumentales que piden más se quedan en menos y la cinta de Marshall entra en un bucle de repetición en los últimos 40 minutos que frenan su efectividad.

/p>

Es de sobra conocida la maravillosa capacidad interpretativa de Meryl Streep, que en esta película vuelve a estar brillante como la ‘mala del cuento’, como también lo es su capacidad vocal en el género musical. Todo ello ha vuelto a llevar a Streep a ganar una merecida nominación al Oscar en la categoría de mejor actriz de reparto por Into The Woods, porque si bien es cierto que la cinta no sobresale para ganarse más nominaciones en las categorías importantes, sí que es destacable el gran trabajo que lleva a cabo su reparto en lo que es una película coral. De esta forma, la actriz Emily Blunt da la sorpresa en su papel principal y se sitúa al mismo nivel que Streep mientras que Anna Kendrick se luce en la categoría vocal, sobresaliendo claramente por encima de sus compañeros en este aspecto en el papel de Cenicienta. Por ello, a pesar de sus defectos, más obvios hacia el final de la cinta, Into The Woods no deja de ser una historia destinada al entretenimiento donde sus intérpretes pueden lucirse y sorprender. 

Puntuación: 3/5 

TEMAS |
.
Fondo newsletter