«Ser es defenderse», Ramiro de Maeztu
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

El 55% de usuarios de movilidad compartida la elige por motivos económicos

Patinete Lime

El 55 % de los usuarios de servicios de movilidad compartida la prefiere por motivos económicos, frente al 25 % que considera que se trata de una opción «más ecológica», según un estudio de investigación de mercado de la empresa de patinetes eléctricos compartidos Lime.

Además, el 22 % de los usuarios encuestados opina que beneficia su libertad de movimientos en el centro de la ciudad, según ha detallado hoy en un comunicado Lime, que para realizar el estudio ha consultado a 1.350 personas de ambos sexos de toda España.

Por otra parte, el 50 % de los entrevistados señalaron que optarían por utilizar el vehículo propio en sus desplazamientos en caso de que no existiese en la ciudad el servicio de patinetes eléctricos compartidos.

Preguntados por las ventajas del patinete eléctrico, el 52 % han destacado la ausencia de problemas a la hora de aparcar; el 44 %, el respeto al medioambiente; el 34 %, el evitar los problemas de tráfico; y el 25 %, ser un medio de transporte económico.

En relación con la seguridad de los patinetes, el 48 % los considera «muy o bastante seguros», frente a un 49 % que opina lo contrario.

Con respecto a las limitaciones que están impulsando las nuevas normativas, el 66 % de los entrevistados considera que los patinetes eléctricos deben circular por la calzada y los carriles bici.

Un 5 % opina que son «demasiado peligrosos» para poder circular por las calles.

Además, el 50 % de los encuestados han considerado que el programa de recarga de patinetes de Lime (conocido como «juicers») es una forma de contribuir a la mejora ecológica y de ganar un ingreso extra y el 15 %, una oportunidad de ganar más dinero.

El 16 % opina que es «otro ejemplo de precariedad laboral» y el 8 %, «una pérdida de tiempo sin garantías de ganancias».

Lime se encuentra actualmente a la espera de obtener licencia en Madrid para volver a prestar el servicio «lo antes posible», tras cumplir en el plazo establecido con los requerimientos por las autoridades municipales en virtud de la nueva normativa de movilidad urbana.

En España, Lime ha ofrecido su servicio de patinetes eléctricos en Madrid-Alcobendas, Málaga y Zaragoza; en cuatro meses de funcionamiento en la capital, el servicio consiguió cerca 150.000 usuarios, que realizaron 550.000 viajes.

Según la empresa, estas cifras demuestran la «gran demanda social» existente para alternativas de transporte sostenible que son «complementarias» al transporte público, ya que el 40 % de los viajes empiezan o terminan en una parada de metro o autobús.

TEMAS |
.
Fondo newsletter