«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Los 18 mártires de Cóbreces, ahogados y descuartizados por odio a la fe

Esta es la historia de los últimos mártires de la Guerra Civil beatificados el pasado domingo en Santander.

Antes de estallar la Guerra Civil el monasterio trapense de Viaceli en Cóbreces (Sanander) tenía 60 habitantes. De ellos, apenas dos docenas quedaban durante el periodo de vacaciones en verano. Tras levantamiento militar permanecieron tranquilos hasta el 20 de agosto, momento en el que el comité revolucionario publicó un bando en el que se suspendía el culto, público y privado, y quedaban incautados todos los inmuebles de la Iglesia. Cuatro días después, el alguacil municipal de Alfoz de Lloredo al frente de un grupo de milicianos se personó en el convento y requisó todos los cálices y objetos litúrgicos que había.

/p>

La situación quedó en una calma tensa en la que el edificio estuvo vigilado por milicianos, en su mayoría anarquistas y comunistas, hasta que el 8 de septiembre todos los monjes fueron reunidos a la entrada del monasterio, momento en el que se les comunicó que estaban detenidos. Fueron trasladados a Santander, todos menos los padres Eugenio y Vicente, encargados de la administración. Una vez en la ciudad quedaron detenidos, aunque fueron puestos en libertad de manera escalonada durante los siguientes quince días, y fueron acogidos en diferentes casas de vecinos, algunos en Santander y otros en Bilbao.

Varios de los padres fueron alojados en casa de los señores Aldasoro, donde se enteraron de que los hermanos Eugenio y Vicente habían sido asesinados tras recibir crueles  palizas para que revelasen el paradero de un supuesto tesoro –inexistente- que estaría oculto en el convento.

/p>

El uno de diciembre de 1936, los padres fueron detenidos en dos grupos y llevados a la checa de Neila, que recibía su nombre del milicianos socialista Manuel Neila que dirigía la represión. Allí, en los días siguientes fueron llevados en dos grupos hasta el puerto de Santander, donde se les trasladó a mar abierta, fuera de la bahía y arrojados, con pesados lastres, vivos al mar donde murieron ahogados.

Los componentes del primer grupo de mártires, asesinados en la primera ronda, fueron los padres Pío Heredia, Amadeo García, Valeriano Rodríguez, Juan Bautista Ferris, Antonio Delgado, Marcelino Martín y Álvaro González, el más joven tenía 21 años, el mayor 61.

En el segundo grupo, asesinados de la misma manera dos días después, estaban los Padres Eustaquio García, Ángel de la Vega, Ezequiel Álvaro, Eulogio Álvarez y Bienvenido Mata, de entre 19 y 68 años.

De la misma congregación fueron asesinados también los Padres Leandro Gómez, de 21 años y José Camí, de 28.

También fueron beatificadas dos monjas del monasterio del Císter de Fons Salutis. La abadesa, madre María Micaela Baldovi Trull, y la Madre María de la Natividad Medes Ferris.

/span>

Micaela Baldovi, fue encarcelada junto a su hermana, Encarnación, hasta que el 9 de noviembre fueron sacadas del convento, que había sido convertido en prisión por los miembros del Frente Popular, y fusiladas en el cruce de la carretera de Benifayó. A la abadesa no se le dio el tiro de gracia y, tras ser fusilada, se la dejó agonizante hasta que fue rematada machacándole la cabeza, con tal saña que acabaron por separarle la cabeza del cuerpo”.

 

La hermana María de la Natividad fue conducida junto a sus hermanos –tres varones, dos de los cuales también eran religiosos- en un coche en dirección a Carlet. La religiosa fue arrojada en marcha del vehículo y aplastada por un camión que circulaba detrás que dejó su cuerpo destrozado en varios pedazos.

Puedes comentar el blog con el autor en @Juanerpf o en la página de Facebook Los Crímenes del Comunismo.

Leer más:

La macabra diversión de los represores frentepopulistas

– Terrorista a los que los comunistas consideran héroes

– El linchamiento de los prisioneros en el Cuartel de la Montaña

– Las 13 rosas, otro mito de la izquierda que gusta a la clase política.

– Así depuraban los comunistas españoles, los 46 fusilados de la 84 Brigada Mixta.

– Martirio y asesinato de las 27 Hermanas Adoratrices.

– La mina de Camuñas, un Katyn republicano en plena Mancha.

– Mártires concepcionistas, 14 víctimas del odio comunista a la religión católica.

– Violaciones en la Polonia ‘liberada’, la brutal estrategia militar comunista

– Las violaciones en masa cometidas por el Ejército Rojo

– ¿A qué se refieren los podemitas con ‘Arderéis como en el 36’? (Primera parte)

– ¿A qué se refieren los podemitas con ‘Arderéis como en el 36’? (Segunda parte)

– ¿A qué se refieren los podemitas con ‘Arderéis como en el 36’? (Tercera parte)

TEMAS |
.
Fondo newsletter