«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Manipulación de datos electorales en Argentina

BUENOS AIRES.- Si algo le faltaba al gobierno de Mauricio Macri es transformar la alianza Cambiemos en una nueva versión del Contubernio de los años veinte con el condimento de las viejas prácticas conservadoras del fraude electoral. En este caso se trata de un lamentable fraude comunicacional ocurrido la noche del 13/8/2017.

Obsérvese una captura de pantalla de los medios argentinos a las diez y media de la noche de aquel día. Un horario en que por lo general ya se conoce el resultado de una elección y es muy difícil que se revierta. María Eugenia Vidal y Esteban Bullrich anunciaban su triunfo con globos y papel picado. La Vidal arengaba emocionada: «No volvamos para atrás» (13/8/2017).

¿Qué ocurrió la noche del escrutinio provisorio de las Elecciones Primarias? Aparentemente se alimentaron las computadoras u ordenadores dando prioridad a datos provenientes de mesas que se sabía de antemano favorecían al Gobierno. Sectores de mayor poder adquisitivo o sondeados previamente por el aparato oficial.

Es de suponer que los datos de algunos sectores populares fueron retrasados a propósito con la intención de producir un suceso mediático que favoreciera la campaña de Cambiemos.

De manera que las cifras publicadas durante las horas posteriores a la elección mostraban una importante diferencia a favor del oficialismo. Cristina Fernández de Kirchner perdía a las 22.30 hs. por más de 7 puntos. La gente se fue a dormir creyendo que había ganado el Gobierno en un clima de festejos. Una maniobra en connivencia con los medios hegemónicos.

Pero cuando la tendencia comenzó a revertirse con los datos mayoritarios, el Gobierno decidió interrumpir arbitrariamente el escrutinio con el 95,68 % de los datos y el resultado final se postergó por más de dos semanas.

En ese ínterin los medios hegemónicos instalaron la supuesta victoria de Cambiemos en la sociedad y continuaron desprestigiando a la oposición. Hicieron su juego de lavado de conciencias al que nos tienen acostumbrados desde hace varias décadas.

Pero la realidad debe imponerse. El escrutinio definitivo dice que Cristina Fernández de Kirchner con Unidad Ciudadana (UC) fue la candidata a senadora más votada de la provincia de Buenos Aires. Si le sumamos los votos obtenidos por Florencio Randazzo (5,88 %), podemos afirmar que el kirchnerismo bonaerense goza de muy buena salud electoral con un caudal de 39,83 %.

Concluido el escrutinio definitivo las cifras correspondientes a los datos de la foto quedaron finalmente así:

Cristina Kirchner: 33,95 %, Esteban Bullrich: 33,74 %, Sergio Massa: 15,26 %.

Del lado del oficialismo sólo podemos resaltar el buen desempeño de Graciela Ocaña (34,07 %) como candidata a diputada bonaerense, que al igual que Elisa Carrió (50,13 %) en la ciudad de Buenos Aires, se han convertido en las salvadoras de Cambiemos por su trayectoria e imagen positiva.

¿Dónde estuvo la trampa? ¿En la carga o en la difusión de los datos? En un mundo altamente informatizado con sistemas casi perfectos es muy difícil que suceda algo así por casualidad. Las autoridades nacionales y los especialistas de la empresa INDRA S.A. deberán explicar detalladamente que fue lo que sucedió, para que no vuelva a suceder nunca más.

La mano de Jaime Durán Barba podría estar detrás de todo este asunto (ver foto). El estratega de las campañas de Macri desde 2005. Un personaje llegado desde el Ecuador para enseñarnos las nuevas artimañas de la comunicación política en beneficio del mejor postor. Así llegó Macri, primero a la Jefatura de Gobierno de la ciudad en 2007 y luego a la Presidencia de la Nación en 2015. Sin méritos ni carisma. Solamente con dinero y #ComPol.

El experimentado dirigente radical Leopoldo Moreau se comportó como un león durante las elecciones PASO del 14/8/2017 en defensa de la democracia (ver foto). Quien fuera la mano derecha del Dr. Raúl Alfonsín durante los años ochenta, sentenció: «Hicieron aparecer un resultado y lo congelaron por cuatro o cinco horas para hacer todo un show en el horario central de la televisión cuando en realidad perdieron en 14 provincias argentinas. Secuestraron los votos de 300.000 bonaerenses» (13/8/2017).

Con decenas de escrutinios sobre sus espaldas Moreau enfrentó esa noche al periodismo hegemónico con altura y contundencia. Hoy le damos la razón.

Al día siguiente de las elecciones el abogado Antonio Liurgo presentó una denuncia ante la Justicia Federal por presuntas irregularidades en el conteo y difusión del escrutinio provisorio. La presentación recayó en el juez Sebastián Casanello. Este se declaró incompetente pasando la causa a manos de la jueza María Servini de Cubría, quien deberá investigar el supuesto delito de acción pública. MGB 31/8/2017

Seguir a @garciabarace

Foto. María Eugenia Vidal y Esteban Bullrich festejando la supuesta victoria de Cambiemos a las 22.26 hs. del 14/8/2017 en Costa Salguero.

Leer más…

Elisa Carrió, CFK y el sapo del general Lanusse

Ladran Sancho, vuelve CFK

 

.
Fondo newsletter