«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Theo Hernández, la última víctima de las denuncias falsas

 

strong>

¿No hay suficientes casos para el consenso?

En apenas una semana hemos podido leer en todos los medios noticias en las que los protagonistas eran hombres maltratados o acusados falsamente de haber agredido a una mujer.

La primera de ellas, muy sonada por haber involucrado al futbolista Theo Hernández, nos traía un caso de denuncias falsas de libro. La denunciante era Luisa Kremleva, que acusó a Hernández de agresión sexual y de un forcejeo que le habría provocado lesiones.

Ahora conocemos no sólo que el juez ha archivado la denuncia y que el futbolista ha quedado absuelto sin cargos, sino que Kremleva, que ha participado en programas como “Pasaporte a la isla” y “Mujeres Hombres y Viceversa” tendría un historial conocido de denuncias falsas por agresión sexual a tres hombres diferentes.

La otra noticia tiene que ver con el caso de la niña a la que, el pasado marzo, tuvieron que rescatar los bomberos tras quedarse colgada del ventanal de un séptimo piso al Alicante. Se acaba de saber también que el padre ha denunciado al novio de su exmujer por malos tratos contra la niña.

La denuncia, a la que ha tenido acceso Europa Press, se basa en un informe psicológico en el que se puede leer que la niña, de 6 años, dice que no era la única vez que se “quedaba solita» y que el compañero de su madre le había cogido del cuello en alguna ocasión, además de llamarle «cara huevo» y «pitufa», tirarle de las orejas y castigarla a estar a oscuras.

Al mismo tiempo, el INE ha publicado estadísticas que reflejan que el número de víctimas de violencia de género con orden de protección en 2016 fue de 28.281 mujeres -un 2,4% más que el año anterior- y los hombres denunciados fueron 28.201, cifra que se incrementa un 2,3%.

Dejando claro de antemano que, por supuesto, son más, y generalmente más graves, los casos de mujeres maltratadas que los de hombres, resulta llamativo que aún existiendo noticias y pruebas de manera habitual que nos hablan de denuncias falsas y hombres maltratados, las estadísticas sean increíblemente vagas o que, directamente, no existan.

También en la última semana la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat, ha pedido «más involucración» de los hombres en la lucha contra la violencia machista, alegando que es “una lucha es de todos.

La ministra dijo también que el Gobierno ha comenzado a «hilvanar» el futuro pacto de Estado contra la violencia de género y que la intención es aprobarlo este 2017. Según Montserrat, la nueva ley dejará claro a los maltratadores que «no son bienvenidos en la sociedad», algo que ojalá suceda de verdad y nos lleve a acabar de una vez por todas con esta lacra.

 

Sin embargo, resulta llamativo que, al igual que se promueve y fomenta la igualdad en casi todos los ámbitos, no se haga en el del maltrato. El pacto de Estado podría ser clave en este sentido, pero mucho nos tememos que volveremos a ver cómo se desperdicia una oportunidad de oro para defender a cualquier persona, independientemente de su sexo, que sea víctima de violencia en el hogar.

Mercedes Patón, de Patón & Asociados

p>

TEMAS |
.
Fondo newsletter