«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

La tradición jesuita de los argentinos

La Universidad Nacional de Córdoba tiene más de 400 años. Es la más antigua de Argentina, fundada por la Compañía de Jesús.

Antes que las luces de la razón y las ciencias nuevas nos encandilaran, la Compañía plantó su faro. Modeló la ciudad de Córdoba como el centro de un sistema cultural y económico que influyó en todo el país. La ciudad de Córdoba de la Nueva Andalucía, que los argentinos denominamos simplemente Córdoba, fue fundada en 1573 por el Adelantado Jerónimo Luis de Cabrera Zúñiga y Toledo (Sevilla, Esp. 1520 – Sgo. del Estero, Arg. 1574).

p>

Los jesuitas se radicaron en 1599. Fundaron el noviciado en 1608 y el Colegio Máximo en 1613 con el impulso del obispo Hernando de Trejo y Sanabria. El Colegio fue el origen fundacional de la Universidad Nacional de Córdoba, que ha cumplido 400 años. La más antigua de Argentina y la cuarta de América.

Para sostener sus actividades educativas, la Compañía de Jesús generó una serie de emprendimientos productivos. Establecimientos rurales en el interior del territorio provincial: La Casa de Caroya (1616), y  las estancias Jesús María (1618), Santa Catalina (1622), Alta Gracia (1643) y La Candelaria (1683).

El antiguo complejo de la Manzana Jesuítica en el centro de la ciudad, junto con las Estancias Jesuíticas, fueron declarados Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO en 11/2000 (leer más).

La Manzana Jesuítica, también llamada de las luces, comprende la antigua sede de la Universidad, la Iglesia de la Compañía de Jesús, la Capilla Doméstica, la Residencia y el Real Colegio Convictorio de Nuestra Señora de Monserrat. Este último, denominado actualmente Colegio Nacional de Monserrat, es uno de los más prestigiosos e influyentes del país. Fundado en 1687 por el Padre jesuita Ignacio Duarte y Quirós (Córdoba, Arg. 1618/20 – Caroya, Cba. 1703). En él se han formado destacadas personalidades de nuestra historia.

Córdoba es la provincia argentina del aire puro. En ella buscamos salud, paz y tranquilidad para nuestras vacaciones.

Arroyos pedregosos, paseos en burro y largas caminatas. El aire serrano cordobés eleva nuestros pensamientos y potencia los Ejercicios Espirituales. Es un aire impregnado de micropartículas benéficas de hierbas y plantas aromáticas que caracterizan la flora autóctona. El Valle de Punilla, lugar privilegiado para la práctica del ascetismo y la meditación. MGB 13/7/2012.

Leer más…

Manual de Ejercicios Espirituales. IHS Ed. 1858.

Nota. Este fue uno de los primeros artículos de El Chimango del Sur en Intereconomía publicado el 13/7/2012 cuando todavía no sabíamos que el jesuitismo argentino nos daría el primer Papa americano. ¡Enhorabuena a todos los seguidores de Iñigo! MGB 7/9/2016.

 

TEMAS |
.
Fondo newsletter