PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Los Conservadores superan a los liberales liderados por Trudeau de cara a las elecciones

LA ESTRATEGIA DEL PRIMER MINISTRO RESULTÓ EQUIVOCADA PARA SUS FINES

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, adelantó las elecciones para el 20 de septiembre y esa decisión apresurada podría jugar en su contra, en medio del hartazgo por sus promesas incumplidas y los escándalos de corrupción que han sido revelados en su gestión.

Un estratega liberal (progresista en términos hispanos) dijo para Reuters que la convocatoria de la votación anticipada había fracasado, ya que se consideraba que le dio a Trudeau una imagen de «equivocado» y «codicioso» por parte los electores.

Trudeau aspiraba a que su gestión de la pandemia le favorezca en las urnas pero, los funcionarios de sanidad en Canadá publicaron recientemente un modelo que muestra que los nuevos casos de covid-19 podrían superar el pico de la tercera ola en el mes. También señalaron que la capacidad hospitalaria del país podría excederse.


Como consecuencia, el principal partido de oposición, el Partido Conservador, lleva la delantera en varias encuestas electorales. La encuesta de Nanos Research para CTV colocó a los conservadores con un 35,7% de apoyo público, los liberales con un 30,7% y los nuevos demócratas de izquierda más pequeños con un 18,3%. De igual manera una encuesta de Ekos publicada el jueves 2 de septiembre por la noche sitúa a los conservadores en la delantera con un 35,5% frente al 30,7% de los liberales.

Reuters asegura que si estos números se mantienen el día de las elecciones, O’Toole probablemente ganaría una administración minoritaria. Aunque los conservadores tienen una ventaja estrecha sobre los liberales, los liberales siguen siendo ligeramente favorecidos para ganar la mayoría de los escaños, según informa CBC (la emisora estatal).

Los conservadores apuntan a los votantes indecisos que están hartos de Trudeau. Sin embargo, no presenta reformas radicales. Al contrario, eligieron a un candidato moderado para enfrentar un tiempo tan convulsionado como el que se ha vivido durante la pandemia.

Conservador O’Toole: la opción de bajo riesgo

El candidato Erin O’Toole no ofrece promesas exorbitantes ni de choque sino seguridad y tranquilidad. Según la prensa canadiense, el objetivo parece ser establecerlo como una opción seria y relativamente libre de riesgos.

Representa un giro respecto a la campaña del 2019, cuando los conservadores prometieron implementar un recorte permanente en los impuestos sobre la renta para todos los canadienses y derogar por completo el precio federal del carbono. Ahora, dos años después, O’Toole no ofrece ninguno de los dos recortes.

De hecho, hay contradicción en su discurso respecto a las armas de fuego. En la página 90 de sus propuestas aclama a recuperar la autodefensa pero, públicamente ha dicho que no enfrentará las últimas restricciones impuestas durante el gobierno de Trudeau.

Lo que le distingue de sus adversarios políticos es el lenguaje que aplica. En cada discurso menciona la palabra “plan”. Aunque todavía no ha publicado un cálculo de los costos de ninguno de estos planes, proyecta la seguridad de tener un proyecto organizado y por ende algo concreto en medio de un tiempo caótico.

Canadá se ha destacado por tener algunas de las medidas más restrictivas entorno al coronavirus. Cuando se excedió el límite de aforo permitido en la época navideña el Gobierno removió a la fuerza a las personas de sus casas e incluso fueron golpeados ancianos por la policía al atreverse a salir a sus terrazas.

Ante este escenario el Partido Conservador apunta a reflejar serenidad, como contraste a medidas tan totalitarias por parte del Gobierno de Justin Trudeau. El autoritarismo por parte de Trudeau no se limita a la pandemia. Ha sido quien más ha promovido lenguaje obligatorio, censurador y perseguidor, tanto a nivel racial como en cuestiones de sexo y género.

Bajo la gestión de Trudeau se implementó la ley C-16 que sanciona a las personas que se refieren a otros con un pronombre con el cual no se identifican. La multa supera los miles de dólares y ha sido denunciada por el politólogo y psicólogo clínico Jordan Peterson como la antesala del totalitarismo.

Durante la campaña electoral actual, el término “racismo sistemático” se ha destacado en el discurso del Partido Liberal liderado por Trudeau, apelando al voto migrante y exacerbando la división social y racial para proclamarse héroe, con un Gobierno que no propone soluciones voluntarias desde la sociedad civil sino imposiciones desde el Estado.

La plataforma conservadora no hizo una sola mención al término. Al contrario, se dirigió a su electorado en unidad, como canadienses, sin distinción racial alguna. La conciliación es el tono general de los conservadores.

De hecho, el debate entre los candidatos a la vicepresidencia del 9 de septiembre será traducido simultáneamente en diversas lenguas, entre ellas francés, cantonés, mandarín, árabe, punjabi cree, inuktitut, dene, tagalo, lenguaje de señas estadounidense y lenguaje de señas de Quebec, para llegar a los inmigrantes e indígenas del país.

Los demás candidatos apelan a esa misma diversidad, en tercer lugar aparece un candidato con turbante, un sikh, líder del NDP, Jagmeet Singh, cuyo partido tiene gran representatividad pero no parece ser una amenaza para los candidatos principales.

También participará del debate líder del bloque quebequense, Yves-François Blanchet y la líder del Partido Verde, Annamie Paul. El debate en inglés será moderado por Shachi Kurl, presidente del Angus Reid Institute, con la participación de la corresponsal política principal de CBC, Rosemary Barton, Melissa Ridgen de APTN News, Evan Solomon de CTV News y Mercedes Stephenson de Global News.

Luego de conocer mejor a sus candidatos, los canadienses podrán definir si la tendencia se mantiene, se revierte o da un giro completo.

Deja una respuesta