Pozo de Serretes, jugar al escondite con las víctimas del comunismo