Stalin, el genocida adorado por la izquierda española