La violación, un arma del Frente Popular para humillar al enemigo