La “medida” de la Virgen del Pilar