Pujol como emblema del cinismo de una clase política