'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

El 1º de Mayo apenas suma 45.000 manifestantes en la Comunidad

El alcalde de Valladolid y portavoz del PSOE, Óscar Puente, en la manifestación

Miles de personas clamaron hoy en las calles de Castilla y León por el derecho a un trabajo y salarios dignos, igualdad real entre hombres y mujeres y acabar con la brecha salarial, en unas reivindicaciones a las que se unieron la de pérdida de población en la Comunidad y el derecho a “quedarse en esta tierra”.
Este 1º de Mayo llevó a las calles a unas 45.000 personas, según informaron fuentes de los sindicatos convocantes, en las catorce manifestaciones celebradas en la Comunidad, en las nueve capitales de provincia -en León hubo además la nacional de USO- y en cuatro localidades de más de 20.000 habitantes (Aranda de Duero, Miranda de Ebro, Ponferrada y Medina del Campo).
La marcha más numerosa fue la de Valladolid, con 15.000 asistentes, siempre según los convocantes, en la que, junto a los secretarios generales de CCOO y de UGT, Vicente Andrés y Faustino Temprano, respectivamente, participaron los máximos dirigentes en Castilla y León del PSOE, Luis Tudanca, de Podemos, Pablo Fernández, así como la procuradora de Ciudadanos, Belén Delgado, o el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, entre otros políticos.
Lemas como ‘Trabajo con derechos. Ni un paso más’ y ‘Tiempo de ganar’ encabezaron las marchas, si bien tuvo un protagonismo en la primera fila de las distintas cabeceras la pancarta morada específica ‘#Vivas Libres Unidas por la Igualdad’, con especial incidencia en Burgos, donde el domingo una mujer falleció a causa de la paliza de su expareja. Y es que UGT y CCOO coincidieron en que la movilización del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, marcó “un antes y un después”, por lo que abogaron por continuar con esa “revolución pacífica” para reivindicar una igualdad real entre hombres y mujeres, acabar con la brecha salarial y luchar contra la violencia de género.
Vicente Andrés y Faustino Temprano pidieron a una patronal “ambiciosa” y “avariciosa” que reparta los beneficios de las empresas y aumentar los salarios. De ahí que anunciaran que “pelearán” durante el mes de mayo por una distribución adecuada de los beneficios empresariales, en el marco de la negociación colectiva.  Además, reclamaron a Cecale (Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León) que “se desmarque” de la patronal nacional y contribuya a un desarrollo económico, vía incremento de los salarios.
El líder autonómico de UGT afirmó que a los trabajadores se les pidieron esfuerzos durante la crisis y ahora ha llegado la hora de repartir y los empresarios no pueden mirar para otro lado. Vicente Andrés criticó el reparto y la distribución de la riqueza “tan desigual” porque España crece y se sitúa a la cabeza de la Unión Europea (UE), las empresas obtienen beneficios con la producción de más bienes y servicios de la historia de este país pero, sin embargo, se pierden salarios y se precarizan las condiciones de trabajo.
El secretario general del PSCyL-PSOE, Luis Tudanca, aseguró en Valladolid que su partido “estará en la calle”, junto a los sindicatos, pero también en las instituciones para devolver la “dignidad” al mercado laboral y las pensiones.  Antes de participar en la manifestación del Primero de Mayo en Valladolid, consideró que “queda mucho por luchar y conseguir” tras unos años que han supuesto un “castigo sin precedentes” a la clase trabajadora y la clase media del país en pérdida de derechos, salarios y precariedad. Tudanca recordó que la derecha presume que el país ha salido de la crisis, aunque, a su juicio, la realidad es otra puesto que la mayor parte de los ciudadanos no se han recuperado aún.
El secretario general de Podemos en Castilla y León, Pablo Fernández, se mostró esperanzado en que todas las movilizaciones en la calle este año, como la de hoy del 1º de Mayo, acaben con una “primavera de cambio” en 2019 para desalojar al PP de la Junta. “Creo  es una jornada histórica en que la ciudadanía demuestra que ansía un cambio de gobierno y que germina una primavera de cambio en esta tierra que desembocará en un gobierno de cambio para que los trabajadores sean la prioridad, acabar con la precariedad y conseguir que la gente se quede en  la Comunidad a desarrollar un proyecto vital”, aseveró.
La procuradora de Ciudadanos en Castilla y León, Belén Rosado, afirmó hoy que el 1º de mayo es un día para reivindicar el empleo de calidad, la dignidad salarial y el contrato único, durante su participación en la manifestación del Día de los Trabajadores celebrada en Valladolid.
Rosado aseguró que en materia de empleo “aún queda mucho por hacer y mucho que reivindicar” y en este sentido señaló que en Castilla y León “seguimos con graves problemas de desempleo, de precariedad y de salarios bajos”. “Debemos poner en marcha todas las medidas necesarias para revertir estos problemas”, aseveró.
El Partido Popular de Castilla y León defendió su apuesta por el empleo de calidad en las ciudades y en los pueblos y por la igualdad real de los salarios, y resaltó las medidas del Gobierno para asentar la población y afrontar los retos demográficos.
El ‘número dos’ de la formación, Francisco Vázquez, manifestó a través de un comunicado que el objetivo es crear más y mejor empleo, lograr la igualdad real entre hombres y mujeres, reducir la brecha salarial y mantener las pensiones públicas, cuya congelación afirmó que sólo se produjo con el PSOE en el Gobierno.
En esta jornada reivindicativa del 1º de mayo, las manifestaciones comenzaron entre las 12 y las 13 horas en las principales ciudades de la Comunidad. Tras Valladolid, las movilizaciones más numerosas tuvieron lugar, según cifras de CCOO y UGT, en León (10.000 personas), Burgos (5.000) y Zamora (5.000) y unos 4.000 en Salmanca, en la que participó el coordinador de IUCyL, José Sarrión. En Ponferrada (León) y en Palencia participaron unos 2.500 ciudadanos en cada caso mientras que hubo menos asistentes en Segovia (1.200) y Ávila (1.000), entre otras.
En León, la celebración del Día del Trabajo contó con dos manifestaciones. Una, encabezada por la Unión la Unión Sindical Obrera (USO), con presencia de afiliados de toda la Comunidad y de las uniones territoriales de Navarra, Madrid, Aragón, Castilla-La Mancha, Galicia, Asturias y Cantabria. Con la pancarta ‘“Otro trabajo es posible, necesitamos empleo de calidad, la recuperación tiene que llegar a los salarios y a las pensiones”, el secretario general de USO, Joaquín Pérez, recalcó que la subida de salarios es “clave” para una recuperación económica que de momento, dijo, no llega al ámbito doméstico. También criticó la brecha salarial que hace que los nuevos trabajadores perciban retribuciones muy inferiores a las que había en 2007 antes de la crisis.
La otra manifestación, convocada por CCOO y UGT, cedió el protagonismo a las mujeres. No solo por que se reivindicó acabar con la brecha salarial sino también para denunciar la precariedad laboral que sufren las trabajadoras. “Es tiempo de ganar y recuperar los derechos perdidos de la clase trabajadora, de los funcionarios, las empleadas de hogar, las ‘kellys’, de todas las mujeres”, manifestó el secretario provincial ugetista, Enrique Reguero.
La sentencia a ‘La Manada’ también tuvo protagonismo en la movilización del 1 de mayo, para dejar patente que se considera “injusta y provoca indignación y rabia. No queremos venganza; queremos justicia y creemos que los jueces tienen que servir a la sociedad”, dijo
Uno de los lugares significativos de la celebración del Día Internacional del Trabajo fue Burgos, donde sus ciudadanos participaron en una manifestación  marcada por la “tragedia” del último caso de violencia de género, la mujer de 34 años, que falleció a causa de la brutal paliza que le propinó su expareja sentimental en la madrugada del pasado sábado en el barrio de Gamonal (Burgos). De ahí que se escucharan muchos mensajes a favor de la igualdad entre hombres y mujeres, contra el maltrato y el machismo.
En Zamora, los líderes sindicales de la provincia aprovecharon el 1º de mayo para pedir a los políticos que “gobiernen pensando en esta tierra y no en contra de esta tierra. También demandaron a los empresarios más inversiones y “enfangarse”, además de contar con los trabajadores para sacar esto adelante”.
 

TEMAS |

Noticias de España

.
Fondo newsletter