Escuelas Católicas pide partidas “dignas” y “justas” que garanticen la libertad de enseñanza

Escuelas Católicas Castilla y León reclama a las administraciones un presupuesto “digno” y “justo” para la educación concertada, ya que esta es una educación de calidad, complementaria y elegida por una amplia mayoría de familias. El secretario autonómico de la organización. Leandro Roldán afirmó durante la presentación del próximo curso escolar que los conciertos educativos son el único instrumento que tienen las familias para poder elegir con libertad un centro y reclamó una “financiación justa” de los conciertos para que la libertad sea real y no se sientan discriminados.

Los 183 centros educativos de Escuelas de Castilla y León comenzarán el curso 2017-2018 la próxima semana con 99.990 alumnos, una cifra que se mantiene estable respecto al año anterior y de la que la Federación se mostró “orgullosa” ya que refleja la confianza mostrada por las familias hacia la educación de calidad y los valores ofrecidos en estos centros. La educación concertada católica es la elegida por el 27,5 por ciento de alumnos.

Escuelas Católicas volverá a defender este curso el modelo de conciertos educativos como garantía de libertad de elección de las familias y trabajará para contribuir a la excelencia pedagógica de las instituciones y centros educativos. Además, la patronal se mostró esperanzada por el trabajo político que llevará este curso a un gran pacto social y político por la educación.

Los centros de Escuelas Católicas que contarán este curso con 9.240 profesionales entre docentes y personal administrativo, se distinguen por su ideario y los valores que inculcan a los alumnos. La educación que ofrecen se basa en tres pilares: los idiomas, el 85 por ciento de los alumnos de primaria cuentan con educación bilingüe lo que supone un total de 158 y de esos 80 centros también son bilingües en secundaria; inovación pedagógica y nuevas tecnologías.

Además, la federación creó en el curso 2011-2012 el Plan PIPE (Plan Integral de Plurilingüísmo Educativo) y también, durante este curso, el Plan BIBE que se impartirá en 26 centros, un programa dirigido a alumnos de cero a seis años, para que tengan un primer contacto con el inglés.

También apuestan por la formación continua de su profesorado y por la innovación tecnologíca de todos sus centros con la realización el pasado curso de 65 actividades formativas en las que participaron 4.943 docentes y profesionales. Asimismo, un total de 107 centros educativos de ECCyL cuenta con la certificación de excelencia en TIC, de los que 32 centros d ella organización han obtenido el nivel más alto de excelencia.

La organización lamentó la continua pérdida de unidades y la falta de creación de nuevas unidades de apoyo tras la última resolución de conciertos de la Consejería de Educación que tiene una vigencia de seis años, algo que permitirá dar mas estabilidad al sector en los próximos cursos. En este curso 2017-2018, los centros concertados católicos contarán con 4.294 unidades, 14 menos que el anterior. Lo que para la federación imposibilita el avance y progreso de la calidad educativa y supone una posible pérdida de empleo. Además proponen reforzar la Formación Profesional que cuenta con un crecimiento mínimo de siete unidades, además de crear un mayor número de títulos.

Por último, la federación denunció la falta de incremento de las partidas dedicadas a al educación concertada que solo reciben un 50 por ciento del importe necesario par cubrir gastos de mantenimiento y funcionamiento, lo que supone un coste deficitario.

Deja una respuesta