'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

La Justicia británica deniega trasladar a Alfie a Italia

El magistrado Anthony Hayden mantiene la decisión que ya había adoptado la Justicia británica y ha afirmado sin reparos que «esto representa el capítulo final en el caso de este extraordinario niño». Alfie Evans, mientras tanto, continúa aferrándose al precioso don de la vida.


Alfie aguanta. Aunque las sentencias judiciales que condenaban a una muerte prematura a Alfie Evans se amparaban en los informes médicos que daban entre tres o cinco minutos de vida al pequeño una vez desconectado del respirador, el bebé de los Evans cumple ya casi 24 horas de autonomía. Alfie, hospitalizado en Liverpool, se aferra a la vida y sus padres, que aseguran estar viviendo unas desesperantes horas viendo a su hijo sin asistencia, intentan por todos los medios poder sacar al niño del hospital y llevarlo a Italia, país que ha otorgado la ciudadanía al pequeño y se ofrece a atenderlo.

Sin embargo, un juez del Tribunal Superior de Manchester ha denegado a los padres del bebé, nacido con una rara enfermedad degenerativa irreversible, la posibilidad de trasladarlo a Italia para mantenerlo con vida en un hospital.
El magistrado dejó la puerta abierta a que el niño, al que le fueron retiradas el lunes por la noche las máquinas de soporte artificial, pase sus «días u horas finales» en casa con sus padres.
Tom Evans, de 21 años, y Kate James, de 20, que han visto cómo todas las instancias judiciales británicas y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos denegaban su petición para mantener con vida a su hijo, pidieron este martes una vista con carácter urgente ante el Tribunal Superior de Manchester.
Su defensa argumentó ante el juez que está disponible un avión y un equipo médico para trasladar al bebé a Italia, donde sería atendido en el hospital pediátrico Bambino Gesú, en Roma, gestionado por el Vaticano.
Pero el magistrado Anthony Hayden mantuvo la decisión que ya había adoptado la Justicia británica y afirmó que «esto representa el capítulo final en el caso de este extraordinario niño».
Tom Evans ha salido esta mañana del hospital para dar testimonio de la lucha su hijo. Ha pedido a los médicos que empiecen a hidratarle para que no muera de sed. Y les ha dicho a los galenos: ‘¿Veis? Yo tenía razón. Siempre tuve razón’.
La dilatada sentencia a muerte dictada por la Justicia británica coloca a Alfie en una situación que el mundo entero denunciaría en caso de que se aplicase a… ¿quién sabe? ¿Un perro? Porque Alfie lleva más de 14 horas sin recibir oxígeno en cumplimiento de la sentencia británica mientras sus padres asisten con angustia a las dificultades que experimenta el pequeño. Una situación que indigna a más de un internauta:


Desde la red social Twitter, el conocido como Ejército de Alfie sigue pidiendo oraciones por el pequeño y, sobre todo, que la Justicia permita a los padres tomar partido en el cuidado de su hijo.

Nacionalidad italiana

Tal y como ha aseverado la presidente del centro pediátrico Bambino Gesú , Mariella Enoc, en declaraciones a Radio 24, Italia ha preparado un avión médico para volar hasta Liverpool en cualquier momento y, de ese modo, trasladar al niño a Roma (en concreto, al ya mentado centro hospitalario).
Recordemos que el ministro de Asuntos Exteriores de ItaliaAngelino Alfano, y el ministro del Interior, Marco Minniti, anunciaron este lunes la concesión de la ciudadanía italiana al pequeño Alfie Evans. “De esta forma, el gobierno italiano espera que ser ciudadano italiano permita al niño ser trasladado de inmediato a Italia”, se señala en el comunicado publicado por el Ministerio de Asuntos Exteriores.
Tras esta decisión, la embajada de Italia en Reino Unido advirtió que, si se le retirase el oxígeno al infante, se estaría privando a un ciudadano italiano del derecho a la vida, que es el más básico de todos los derechos.
Horas antes de que el Gobierno transalpino tomase esta loable decisión, el Tribunal de Derechos Humanos (Estrasburgo) – como todas las instancias judiciales británicos – rechazó cualquier medida cautelar encaminada a retrasar la ejecución de Alfie y desestimó el recurso de sus padres. Éstos, como ya hemos relatado en La Gaceta, habían demandado el traslado de su vástago al centro pediátrico Bambino Gesú, en Roma.

La historia de Alfie

El niño de 23 meses Alfie Evans padece una condición neurológica degenerativa no diagnosticada y se encuentra hospitalizado en el centro Alder Hey de Liverpool. Sus padres llevan meses luchando en los tribunales para evitar que le retiren el soporte vital e intentar trasladar al pequeño al hospital pediátrico Bambino Gesù de Roma.
Esta dolorosa batalla legal comenzó cuando el hospital infantil Alder Hey de Liverpool solicitó ante la justicia poder desconectar al pequeño del soporte vital a pesar de la oposición de los padres. El pasado mes de febrero, un juez británico falló a favor del hospital al considerar que no había posibilidad de tratamiento y que lo que necesitaba el niño eran cuidados paliativos y “tranquilidad y estabilidad” para concluir su vida “con dignidad”. En la sentencia se afirma que es “el ventilador el que lo ha mantenido con vida durante muchos meses” y que mantenerlo no respondía al mejor interés de Alfie.
Los padres de Alfie, Tom Evans y Kate James, recurrieron esta sentencia sin éxito. El pasado viernes 20 de abril, el Tribunal Supremo del Reino Unido les denegó el derecho a apelar la decisión judicial previa de que su hijo fuese desconectado del soporte vital.
La presidenta del Hospital Bambino Gesù, Mariella Enoc, viajaba este lunes a Liverpool para reunirse con los padres de Alfie y con los responsables del hospital británico en el que se encuentra el niño, según recoge Avvenire. Al salir del hospital, Enoc ha asegurado que había transmitido a los padres de Alfie “la cercanía del Papa Francisco, pero también la de muchos padres que están en su situación”. “Los padres no se resignan, están haciendo todo lo posible para ralentizar el procedimiento”, agregó.
En declaraciones a los medios italianos, la presidenta del hospital Bambino Gesù aseguró hace unos días que el Papa Francisco le había pedido hacer todo “lo posible y lo imposible” para que Alfie pudiera ser trasladado a Roma. “Esto es lo que el Papa me hizo saber inmediatamente después de su conversación con Thomas”, afirma Enoc.
El pasado miércoles 18 de abril, el Papa Francisco recibió en audiencia privada a Tom Evans, el padre de Alfie. En una entrevista a la corresponsal de Zenit, Deborah Castellano, Tom Evans manifestó que el Papa le había dicho que “a ningún niño se le debe quitar la vida”. “Espero que el próximo paso después de esta reunión sea que el Santo Padre consiga asilo para nosotros en el Vaticano, y que seamos ciudadanos del Vaticano e italianos. Ese es nuestro próximo objetivo”, señalaba entonces el padre de Alfie.

TEMAS |

Noticias de España

.
Fondo newsletter