'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

La desesperada súplica de los padres de Alfie Evans a la reina Isabel II

El pequeño Alfie Evans en el hospital

Alfie Evans tiene 23 meses y padece una enfermedad cerebral degenerativa. Ahora se halla en un hospital de Reino Unido, pero los médicos quieren retirarle el tratamiento que lo mantiene con vida por la supuesta irreversibilidad de la patología


Alfie Evans es un niño británico de apenas 23 meses que padece una enfermedad cerebral degenerativa. En este momento, se halla en el hospital Alders Hay, pero los médicos – convencidos de que la patología es irreversible – quieren desconectarlo del Desesperados por la disposición de los doctores, los padres de Alfie han emprendido una campaña encaminada a conseguir el traslado de su hijo al centro pediátrico Bambino Gesú, en Roma. Sin embargo, diversas instancias judiciales han impedido que éste se produzca.
Así, la Corte de Apelaciones británica argumenta que la irreversibilidad de la enfermedad es irrefutable. Un argumento del que se desprende que el traslado se antoja innecesario y que la voluntad de los médicos de detener el tratamiento es la adecuada.
Ante este ominoso panorama, que está marcado por la renuencia del Estado a permitirles decidir sobre el tratamiento a que debe someterse su vástago, los padres de Alfie han recurrido a uno de los pocos medios de que aún disponían: le han enviado una epístola a la reina Isabel en la que le imploran su mediación para impedir la inminente desconexión de la ventilación artificial que mantiene al niño con vida.
Reproducimos la misiva íntegramente por su interés:
“A Su Majestad en el Parlamento:
Nosotros, los abajo firmantes, presentamos una humilde petición a Su Majestad para proteger la vida y la libertad de su súbdito de 23 meses, Alfie Evans.
Los jueces de los Tribunales de Su Majestad han dado órdenes de:
Matar a Alfie Evans a una hora concreta en el Hospital Alder Hey retirándole el soporte vital.
Mantener en secreto el día y la hora de la muerte para evitar cualquier protesta o molestia.
-Mantener detenido en el Hospital Alder Hey a Alfie hasta su muerte. Cualquier intento de liberarlo será reprimido por la fuerza y castigado con penas de cárcel.
Estas crueles órdenes no están autorizadas por ninguna ley aprobada en un Parlamento democrático. En cambio, los citados jueces pretenden ejercer la antigua jurisdicción autocrática de Su Majestad sobre la vida y la muerte de sus súbditos.
Como leales súbditos rechazamos creer que Su Majestad pudiera mandar semejantes órdenes; y denunciamos la sentencia de muerte de Alfie y su prisión como una usurpación sediciosa contra Su Majestad y las leyes del país.
No hay tiempo que perder.
Nosotros esperaremos pacientemente la protección y la justicia de Su Majestad; y mientras tanto, el Ejército de Alfie y la buena gente de Liverpool no permitirán que esto suceda. No puedo impedir que se manifiesten fuera del Hospital Alder Hey para hacer lo posible para defender a Alfie de aquellos que se disponen a quitarle la vida en las próximas horas/días.
Thomas Evans”
Por otro lado, este lunes ha tenido lugar una manifestación silenciosa – para no perturbar a los pacientes – en los aledaños del hospital Alders Hay.

TEMAS |

Noticias de España

.
Fondo newsletter