«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Una propietaria, obligada a alquilar su propio piso en Airbnb para recuperarlo

La barcelonesa Montse Pérez ha tenido que alquilar a través de la plataforma Airbnb su propio piso para poderlo recuperar y durante este jueves lo mantendrá ocupado hasta que llegue el inspector del Ayuntamiento de Barcelona al que han denunciado los hechos, también puestos en conocimiento del juzgado.

Según ha explicado a Efe la hija de Montse Pérez, Thais Franco, el problema comenzó el 12 de mayo cuando alquilaron a un ciudadano de 26 años con doble nacionalidad chilena y rusa el pequeño piso, un cuarto de casa, situado en el principal el número 129 de la calle del Mar de Barcelona, en el popular y ahora turístico barrio de la Barceloneta.

El contrato de alquiler fue de 950 euros mensuales y en sus cláusulas se hacía constar que el inquilino no podía realquilarlo ni hacer un uso turístico, después de asegurarse que el joven, que dijo que había sido trasladado de Londres a Barcelona para trabajar como asesor financiero, era solvente -mostró una nómina de 3.000 libras esterlinas al mes-.

Una vez firmado el contrato, cuando la propietaria intentó contactar con el inquilino para hacer el cambio de nombre de los suministros ya no lo localizó, por lo que acudió a la vivienda y comprobó que ésta estaba abierta y había sábanas encima de la cama, ha relatado a Efe su hija.

Lo realquilaba por 200 euros la noche

Los vecinos le comentaron que del piso entraba y salía gente con maletas y que estaba siendo usado como piso turístico.

Fue entonces cuando la familia descubrió que el piso que habían arrendado al chileno-ruso aparecía anunciado en la plataforma de viviendas turísticas Airbnb al precio de 200 euros la noche –6.000 euros al mes-.

Montse Pérez y su hija Thais Franco descubrieron así lo que creen que es una posible organización que se dedica a alquilar pisos en Barcelona para después realquilarlos a turistas a través de la plataforma Airbnb, que no comprueba la titularidad de la vivienda, y obtener pingües beneficios.

Fue en aquel momento cuando decidieron reservar su propio piso y el primer día que estaba libre era este miércoles, tal como ha avanzado «La Vanguardia».

Para que el inquilino no reconociera a la propietaria, la reserva la hizo su hija Thais Franco, quien, cuando acudió este miércoles haciéndose pasar por turista, comprobó que quien le abría la puerta y le facilitaba las llaves era otra persona desconocida.

Han recuperado su vivienda

Montse Pérez y Thais Franco han recuperado de esta manera su vivienda, y, aunque desconocen las consecuencias legales, han cambiado la cerradura del piso.

Franco ha explicado a Efe que cuando acudieron a los Mossos a denunciar la situación éstos les dijeron que se trataba de un asunto civil en el que no podían intervenir, por lo que interpusieron una demanda judicial en el juzgado de guardia y comunicaron los hechos al Ayuntamiento de Barcelona, que ha enviado un inspector al piso. El consistorio ha avanzado que sancionará al inquilino con una multa que podría llegar a los 600.000 euros.

Thais Franco ha asegurado que se trata de una organización que se dedica a este tipo de fraude ya que tienen conocimiento de que el chileno-ruso, al que no localizan, también ha alquilado otros inmuebles en Barcelona con el mismo fin: pagar 950 euros de alquiler al mes y obtener luego 200 por cada noche alquilándolo a turistas a través de la plataforma Airbnb.

La familia, que tenía que abandonar el piso a las 11 de la mañana de este jueves cuando finalizaba su reserva en Airbnb, considera que está en su derecho de recuperar su piso porque el inquilino ha incumplido las cláusulas del contrato.

La propietaria del piso ha enviado un burofax al inquilino comunicándole la rescisión del contrato, pero éste no ha contestado.

El caso ha destapado una de las numerosas picarescas que se producen en Barcelona con el alquiler de pisos para satisfacer la enorme demanda turística que tiene la ciudad, especialmente en barrios atractivos para los visitantes, como la Barceloneta, junto al mar, o Ciutat Vella, en el casco antiguo.

El Ayuntamiento de Barcelona ya ha requerido varias veces a la plataforma Airbnb, a la que incluso ha multado con 600.000 euros, que colabore en detectar el fraude en el alquiler de pisos que no tienen licencia de turísticos y no publique los que no tienen licencia, pero ésta plataforma hace caso omiso. 

Alguna publicidad valiente y la ayuda desinteresada de muchos lectores como tú han hecho posible esta noticia. Conoces nuestra línea editorial, a contracorriente de la ideología dominante y desacomplejadamente comprometida con la dignidad humana, la unidad de España y la identidad de Europa. No es fácil ni es barato sostener un medio de comunicación que beba de estos postulados, siempre contra los más poderosos. Por eso te pedimos que nos ayudes con una aportación, que formes parte de nuestro proyecto, que ayudes a que sigamos incordiando al Poder. Puedes hacerlo de varias maneras, infórmate aquí.

Leer más…

Separatistas okupan un cuartel de la Guardia Civil y lo llenan de esteladas

El manual con tintes etarras incautado a okupas gallegos 

Unos propietarios, a la calle tras la denuncia de sus 'okupas'

TEMAS |
.
Fondo newsletter