'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
'NO SIRVE PARA COMBATIR LA INFLACIÓN'

Las patronales de la banca avisan de que el nuevo impuesto entorpecerá la recuperación económica

Logo de CECA. Europa Press
Logo de CECA. Europa Press

Las patronales del sector financiero AEB y CECA han avisado de que el nuevo impuesto a la banca no servirá para combatir la inflación y, además, entorpecerá la recuperación económica y la creación de empleo, en un contexto de incremento de los precios y de tensiones geopolíticas.

Así lo han señalado en un comunicado conjunto, después de que el Gobierno haya registrado este jueves en el Congreso de los Diputados una proposición de ley para gravar temporalmente con un tipo del 4,8% el margen de intereses y las comisiones netas de las entidades financieras con ingresos superiores a los 800 millones de euros.

Según han advertido, una medida de este tipo afecta a las decisiones de crédito y riesgo de las entidades, así como a su capacidad competitiva en el mercado único europeo.

Asimismo, la AEB y la CECA han destacado que el sector bancario español viene realizando «una contribución relevante» a la economía, a la sociedad española y a la sostenibilidad del gasto público a través, también, de tributos específicos.

En esta línea, el director de Asesoría Fiscal de CECA, Juan de Villota, ha señalado en un vídeocomunicado que, en España se ha hecho uso de «todas y cada una de las figuras tributarias» para gravar al sector financiero, recordando que la banca tiene un tipo incremental en el Impuesto sobre Sociedades, paga un impuesto que grava la captación de depósitos, asume el impuesto a las hipotecas desde 2018 y paga el impuesto sobre transacciones financieras desde 2021.

Según ha asegurado el director de Asesoría Fiscal de CECA, toda la carga impositiva a la que está sometida el sector tiene un impacto en resultados del 50%. «Eso quiere decir que, de cada 100 euros que ganan las entidades de crédito, un 50% se dedica al pago de impuestos. Ese porcentaje se eleva si se tienen en cuenta las aportaciones al Fondo de Garantía de Depósitos y al Fondo Único de Resolución», ha resaltado.

Otro de los motivos por los que la asociación se opone al nuevo impuesto es que la subida de tipos de interés en la eurozona no responde a una situación extraordinaria, sino de normalización de una situación de tipos negativos en los últimos años que ha sido «totalmente anómala».

Por último, De Villota ha avisado de que el análisis aislado de figuras tributarias en algunas jurisdicciones, como Francia o Hungría, no representa «un indicativo relevante». Por ejemplo, en Hungría, donde se ha aprobado un impuesto similar, el tipo general del Impuesto sobre Sociedades se sitúa actualmente en el 9%, ha apostillado.

Las dos asociaciones están analizando los detalles técnicos del impuesto y han afirmado que mantienen su disposición a dialogar con el Gobierno y con los grupos parlamentarios en su tramitación.

TEMAS |

Noticias de España

.
Fondo newsletter