«Ser es defenderse», Ramiro de Maeztu
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Niega que España vaya como una moto, como dice el presidente Sánchez

Díaz encarecerá el despido para que «no sea rentable» y obligará a adaptar la indemnización a las «circunstancias personales»

Díaz encarecerá el despido para que no sea rentable. Europa Press.
Díaz encarecerá el despido para que no sea rentable. Europa Press.

La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, reformará el despido en España para cumplir con la doctrina europea. La titular de trabajo pretende que «no sea rentable» para las empresas y que la indemnización, en caso de despido injustificado, repare «adecuadamente» el daño. Para ello, afirma que se tendrán en cuenta sus circunstancias personales.

Así lo desvelaba durante su comparecencia en la Comisión de Trabajo del Senado para informar de las líneas fundamentales que va a desarrollar en esta legislatura su Departamento. Cree que la regulación española del despido debe adaptarse a las exigencias de la Carta Social Europea. La vicepresidenta reitera que este debate no es de si la indemnización del despido improcedente es de 45 ó 33 días por año trabajado. Afirma que esto va de que el diseño del despido en España no cumple con la legislación europea.

«Uno de los problemas que tiene la legislación española es que no tiene carácter disuasorio ni resarcidor», dice Díaz. «No es un problema de 33, de 40 o de 45 días, es que el sentido de la lógica indemnizatoria que dice Europa es otro». Para adaptar la regulación, Díaz ha reiterado que tiene intención de introducir un mecanismo para que la indemnización en un despido improcedente atienda a las circunstancias personales del trabajador.

Además, Díaz quiere reforzar las causas del despido y que su coste sea «verdaderamente disuasorio». «Tenemos que disuadir a las empresas de cometer despidos que son injustificados». «Si una resolución judicial dice que el despido es injustificado, que vulneró la ley, no lo podemos permitir. «Y algo fundamental, que un despido no sea rentable», ha remarcado. En este sentido, denuncia que «hay grandes empresas» que, en sus planes económicos tasan despidos de trabajadores.

Durante su intervención, Díaz negaba haber dicho alguna vez que España «va como una moto». Unas palabras que sí pronunció el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una sesión de control al Gobierno. «Yo no he dicho jamás que España iba como una moto, en mi vida. Es que yo voy por la calle, voy a la compra, y España no va como una moto. Es más, me critican muchas veces por estar en el Gobierno de España y que diga que hay que mejorar. En España hay gente que vive bien, afortunadamente, pero hay gente que vive muy mal», defendía.

.
Fondo newsletter