«Ser es defenderse», Ramiro de Maeztu
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
EDITORIAL
|
29 de marzo de 2021

La voz de su amo

Es hasta cierto punto comprensible que medios de comunicación que en su momento apostaron al azul o al naranja y despreciaron el verde, con la pérdida de credibilidad inherente a esa decisión política y empresarial, busquen con cierta desesperación recuperar la influencia perdida y manipulen encuestas o silencien el trabajo incansable de un movimiento social como es VOX. Un movimiento, recordemos, que es la tercera fuerza política en el Congreso, primera fuerza nacional en Cataluña y garante de que la izquierda no gobierne en comunidades autónomas claves para el bienestar de sus habitantes. Es comprensible, insistimos, pero no es periodismo.

Para que Ayuso siga siendo Ayuso, Casado debe cesar en su necia estrategia de desmovilizar el voto a VOX

Seguir el dictado de una estrategia de comunicación urdida desde Génova tiene sus riesgos, no sólo por el ya legendario desastre comunicativo del PP, sino sobre todo porque esa estrategia tiene el único objetivo de resucitar a toda costa a un líder herido de muerte desde las elecciones en Cataluña como es Pablo Casado sin importar el daño que pueda hacer a su partido en Madrid y a los madrileños. Es decir, el daño a los hosteleros, a los pequeños empresarios, sus trabajadores, los autónomos, los alumnos de educación especial, los inversores… El daño a la seguridad en los barrios y en los comercios y el daño, en fin, a la imagen de Madrid en el mundo y a la marca España vapuleada con saña por el Gobierno de Sánchez..

Por ética periodística, la dirección de los medios que este fin de semana despreciaron a VOX como parte de esa estrategia dictada por el inane Teodoro García Egea, deberían haber asesorado al PP sobre el daño electoral que esas encuestas dirigidas pueden hacer, no ya al partido de Santiago Abascal, que tiene un suelo tan firme como sus convicciones y sus valores, sino a la posibilidad de que Madrid siga siendo un dique de contención contra la izquierda y dé esperanzas para la recuperación de la nación para el sentido común.

Si los medios —los que este fin de semana se colocaron junto al gramófono a escuchar la voz de su amo—, tuvieron un momento de lucidez, advirtieron al PP y aun así, decidieron seguir adelante con la estrategia fracasada del falso voto útil, la verdad objetiva es que no sirvieron a sus lectores y no hicieron periodismo. Si no se lo advirtieron y se tragaron el disco completo, gramófono incluido, de Casado y García Egea, eso es activismo político.

VOX es la clave no sólo para que la izquierda no gobierne, sino para que el Partido Popular en Madrid no dependa de los vaivenes suicidas y desesperados de Génova. Para que Ayuso siga siendo Ayuso, el PP de Casado debería reflexionar con honradez sobre el daño que provoca su estrategia de comunicar que VOX es el enemigo, cuando la verdad compartida por los simpatizantes del PP (tan lejos de la cúpula directiva) es que Rocío Monasterio es el único aliado que les queda si de verdad quieren frenar a la izquierda y Santiago Abascal, un líder en el que pueden confiar.

Para que Ayuso siga siendo Ayuso, Casado debe cesar en su necia estrategia de desmovilizar el voto a VOX. No sea que Madrid lo pague y luego, se lo demande.

Noticias de España

.
Fondo newsletter