Los cuatro jinetes del consenso

EDITORIAL

PSOE, Partido Popular, Unides Podemos y el Partido Nacionalista Vasco llegaron ayer al acuerdo de excluir a VOX, la tercera fuerza nacional y a un par de años luz de distancia representativa de un partido regional como es el PNV, de la «Conferencia sobre el Futuro de Europa» a la que el Congreso debía enviar a cuatro representantes. Por desgracia, conocemos bien la interminable lista de Conferencias Internacionales, Encuentros, Diálogos y otras Jornadas con las que con harta frecuencia la clase política hace turismo regular por el mundo a costa del dinero de los contribuyentes. Y no nos parece mal que nuestras señorías, esperemos que con el pasaporte covid verde digital en la boca, se muevan por el extranjero y en algunos casos se sacudan el polvo de la dehesa. A cambio, sólo pedimos que sirva para algo. Para algo bueno, claro.

En esta ocasión, podríamos ahorrarnos el dinero de las dietas que podríamos disponer para otros menesteres mucho más necesarios que enviar a los cuatro jinetes del consenso para que digan —si es que dicen algo, estaremos atentos— exactamente las mismas cosas (aunque con acentos diferentes) sobre ecosostenibilidad, resiliencia feminista e igualitaria, perspectiva de género, multilateralismo, subordinación e inclusión, que son los mantras sobre los que el consenso pretende construir la Europa del futuro con desprecio de la soberanía de las naciones, del espíritu original de la construcción europea (lean a Konrad Adenauer), de su identidad nacional y, por lo tanto, cultural; la promoción de la institución familiar, la defensa de las fronteras exteriores, la protección de los sectores clave de las economías nacionales y la lucha contra la sovietización burocrática y el nacionalismo separatista en el seno de la vieja Europa.

La decisión de estos cuatro partidos de que VOX no vaya a esa Conferencia evita que al menos, y por una vez, una voz distinta y disidente llegue desde España y exponga ideas que, por mucho que puedan inquietar o incluso herir a los burócratas del consenso, son esenciales para generar debate, que es una exigencia del pluralismo sin el cual no podemos hablar de una auténtica sociedad democrática. Y si Europa no es democrática, sólo puede ser totalitaria. Moderada, oh, yeah, moderna, feminista y sostenible, claro, pero totalitaria.

La decisión de PSOE, PP, UP y PNV obliga también a realizar una valoración en el plano nacional. En el caso del Partido Popular, lo de excluir a VOX para darle un puesto al PNV está feo. Nada sorprendente, por desgracia para el señor Casado, pero feo. Quousque tandem abutere… etc.

Deja una respuesta