'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
ENTREVISTA A MARCELO XAVIER DA SILVA
ENTREVISTA A MARCELO XAVIER DA SILVA

‘El mejor sondeo que tenemos en Brasil son las calles, Bolsonaro es aclamado’

25 de julio de 2022

La Gaceta de la Iberosfera entrevista a Marcelo Xavier da Silva, presidente de la Fundación Nacional del Indio (FUNAI), entidad que establece las políticas relacionadas con los pueblos indígenas en Brasil y que en estos últimos cuatro años, bajo el Gobierno de Jair Bolsonaro, ha logrado grandes éxitos para las distintas comunidades.

-Marcelo Xavier da Silva, presidente de la FUNAI, bienvenido a la Fundación Disenso y a La Gaceta de la Iberosfera.

Gracias. Agradezco mucho esta oportunidad.

-Nuestra solidaridad por el ataque sufrido en la Asamblea General del Fondo para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas de América Latina y el Caribe (FILAC) celebrada en Madrid. ¿Qué es lo que ocurrió?

Es lamentable este tipo de acciones. Entendemos que el diálogo es siempre la búsqueda del consenso. Ese el mejor camino. Debemos partir de aquello en lo que convergemos, podemos tener divergencias en un ambiente democrático, eso es natural, pero debemos siempre partir hacia aquello en lo que convergemos y no en aquello en lo que divergimos para encontrar soluciones. Eso es muy malo para el proceso, rompe los protocolos diplomáticos y cuando hay ataques infundados, sin ningún fundamento, eso es muy negativo.

*Nota: Marcelo Xavier da Silva tuvo que abandonar la citada Asamblea celebrada en Madrid tras los ataques y las ofensas de un exempleado suyo de la entidad 2020, cuando prescindió de sus servicios por no haber cumplido con las condiciones de prueba.

-Ha presentado una denuncia

Sí, presenté una denuncia en la Policía. Se adoptarán procedimientos porque no cabe este tipo de ataques de forma pública. Me parece que se ha difundido de una forma voluntaria y se ha montado esto para difundirlo en la prensa internacional, donde la realidad indígena no llega a Europa.

-Para que nuestros lectores lo sepan. ¿Qué es la FUNAI?

La FUNAI es una entidad que asesora a los indígenas, que deja que el indígena sea el protagonista de su propia historia. Yo creo que la búsqueda de la autonomía, en el deseo del propio indígena de exponer su voluntad, en entender al indígena como un ser humano que tiene los mismos sueños, derechos y posibilidades que cualquier otro ciudadano. Eso es muy importante. Entendemos que a partir del momento en el que el indígena tiene ese contacto con la sociedad que lo rodea, absorbe valores, transfiere valores y eso genera en él las ganas de crecer, de interactuar más y nosotros como FUNAI tenemos que concienciar a esas comunidades para que si lo desean puedan hacer un curso superior, una carrera, puedan participar en el etnodesarrollo y puedan tener cualquier tipo de profesión, actividad. El indígena debe tratarse con respeto y nadie mejor para hablar de los derechos del indígena que el propio indio. Eso se llama respeto. Antiguamente la FUNAI se movía por intereses oscuros, por intermediarios que siempre recaudaron mucho dinero, incluso de aquí de Europa, pero ese dinero nunca llegaba a las zonas indígenas. Ese es el resultado que vemos hoy. La FUNAI tiene que buscar soluciones para dar dignidad a esas poblaciones.

-¿Cuál ha sido el mayor logro de la política indigenista del Gobierno de Bolsonaro?

Creo mucho en el etnodesarrollo. Creo que permite a los indígenas, dentro de la autonomía de su voluntad, desarrollar actividades económicas que puedan garantizar la seguridad alimentaria dentro de la aldea y (…) obtener ingresos. Un ejemplo, en Mato Grosso todos los indígenas tienen un nivel de calidad muy grande, tienen educación, tienen coche, tienen teléfono móvil, hacen viajes internacionales. Eso es muy importante. Tenemos otro ejemplo, el café, el pirarucú, la hierba mate de los guaranís. Es decir, hay una capacidad dentro de las zonas indígenas muy grande. Tenemos los festivales de cultura también. Hay una gama de festivales muy grande para que los propios indígenas puedan desarrollar esas actividades porque son seres humanos y deben ser respetados. Debemos, si lo desean, capacitarlos. Lo que no se puede hacer es que indígenas sirvan como masa de maniobra para que intermediarios se puedan aprovecharse de esa actividad. No estamos de acuerdo con eso y repudiamos este tipo de acción. Por eso. Hoy, la FUNAI sufre tantos ataques porque antiguamente mucho dinero internacional venía hacia ONG que supuestamente cuidaban al indígena, cuando en realidad lo que querían era hacerlo rehén y no dejarlo producir porque la visión del indígena harapiento, perezoso…

-Ha manifestado que la verdad de lo que pasa en Brasil no llega aquí. ¿Por qué es fundamental que llegue a Europa la verdad de los indígenas en Brasil?

Yo creo que es fundamental que llegue porque hay muchos recursos internacionales que vienen hacia algunas entidades, no sé si de buena o mala fe. Eso no se vigila por los gobiernos extranjeros. Tenemos que efectivamente investigar lo que sucede y seguir el dinero dentro de esas ONG dentro Brasil. Los gobiernos de Europa financian a esas ONG y no tienen interés en la política indigenista. Yo tengo ejemplos de ONG que incluso rompieron el secreto bancario fiscal en una comisión de investigación del Parlamento (…). Si todo ese dinero, toda esa enorme cantidad de dinero, hubiera llegado a las aldeas, sin duda tendríamos un nivel altísimo de desarrollo.

-Estamos en un escenario preelectoral en Brasil. ¿Qué ha cambiado en Brasil en estos cuatro años de Gobierno de Bolsonaro?

Yo creo que basta con salir a la calle para ver lo que sucede en Brasil. El mejor sondeo que tenemos en Brasil hoy son las calles donde tenemos un candidato que es aclamado y otro que es objeto de insultos. Creo que ese es el sentimiento que debe transmitirse. Y yo tengo mucho apoyo en las comunidades indígenas de Brasil porque tenemos más de 300 etnias y 270 lenguas. Algunas entidades se autodeclaran representantes de los pueblos indígenas. Es imposible que una única entidad financiada por dinero internacional puede representar a todos. Yo tengo muchas entidades que me apoyan incluso me enviaron su solidaridad muy grande con lo que sucedió en Madrid. El indígena no desea ser un rehén de los intereses oscuros, el indígena no desea ser una masa de maniobra para obtener recursos extranjeros.

-Los sondeos favorecen al candidato Lula, pero los actos multitudinarios son de Bolsonaro. ¿Hay un voto oculto al actual presidente o las empresas demoscópicas tapan la realidad para tratar de inducir el voto?

Como dije, el mejor sondeo que tenemos (para Jair Bolsonaro) hoy son las calles. El sentimiento de la población brasileña es muy importante. Yo veo dentro de las comunidades el deseo de que no vuelva aquella política paternalista, aquella política de no inclusión del indígena como sujeto de derechos. Yo veo en cada (…) indígena un potencial enorme, una posibilidad grande de realizar sus sueños, de realizar su voluntad, de poder realmente ser un ciudadano de derechos. Hoy la política indigenista respeta la voluntad del indio.

-En el último año, Perú, Chile y Colombia han caído en manos de la izquierda. ¿Qué se juega la Iberosfera en las elecciones de octubre en Brasil?

El sentimiento que yo expreso es el sentimiento de las aldeas, el miedo, la desconfianza de que vuelva aquella política indigenista de no inclusión de los indígenas. Tenemos hoy en Brasil aproximadamente una población de un millón de indios y veo con mucha desconfianza en el uso de intermediarios para recaudar fondos internacionales, incluso para partidos políticos, que nunca llegan a las aldeas indígenas (…). Tenemos una oposición (izquierda) que estuvo en el poder en Brasil aproximadamente 10 años. Si los problemas indígenas fueran fáciles de resolver, ¿por qué no los resolvieron antes? ¿Por qué no indicaron cuál era la solución anteriormente? Al contrario, lo que vemos hoy es el fracaso de esa política indigenista. Me gustaría darle dos ejemplos comparando nuestra gestión con la anterior: hubo un aumento de 150% en inversión y vigilancia territorial. Eso representa una reducción de la deforestación de las tierras indígenas de la Amazonia legal de un 26%. También aumentamos en 335% la inversión en la protección del indígena aislado y de reciente contacto. Brasil distribuyó durante la pandemia a los indígenas de Brasil 1,7 millones de cestas básicas. Eso da aproximadamente 35.000 toneladas de comida. Creo que es el mayor programa asistencial de poblaciones vulnerables del mundo. Y eso no llega aquí. Eso no se divulga. Es importante que tengamos la convicción de que tenemos un compromiso con esas poblaciones vulnerables y que Brasil hoy tiene una política indigenista seria, transparente y eficiente.

Otras entrevistas
Noticias Relacionadas
.
Fondo newsletter