PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Manuel Romero Caro: ‘Si Castillo optara por la ilegalidad, la Constitución contempla el derecho de insurgencia’

'HAY QUE EVITAR EL REFERÉNDUM IZQUIERDISTA PARA CAMBIAR LA CONSTITUCIÓN'

Josep Maria Francàs entrevista a Manuel Romero Caro. Ex ministro de Industria en el Gobierno de Alan García. Economista y fundador del diario de negocios Gestión

—¿Qué pasa en Perú?

—Estamos atravesando una crisis múltiple: pandemia, crisis política, social y económica.

—Hay crisis en la Presidencia, varios presidentes en un corto periodo de tiempo y muchos han dimitido por corrupción… ¿A qué se debe este fenómeno?

—Hasta hace cinco años, Peru era un país estable con una economía saludable. Pero entonces salió elegido presidente Pedro Pablo Kucsynski, que le ganó a Keiko Fujimori por solo 42.000 votos. Esta última no procesó bien la derrota y como tenía mayoría en el Congreso le hizo la vida imposible, lo que se mezcló con acusaciones de corrupción y Kucsynski renunció. Fue reemplazado por su vicepresidente que inicialmente se llevó bien con Fujimori, pero esta quería intervenir en el Ejecutivo y las relaciones se deterioraron. El Congreso le negó la confianza a un Gabinete que tuvo que renunciar, y al final se le aplicó la norma de que si se censuraba a dos gabinetes seguidos se disolvía el Congreso, y eso se concretó. Luego, el vicepresidente de Kucsynski que había asumido la presidencia dejó el cargo, hubo un interino que duró una semana y ahora está como presidente Sagasti. Hubo elecciones elecciones y una segunda vuelta entre Pedro Castillo, un profesor de primaria izquierdista desconocido que supo capitalizar el descontento popular, y ganó las elecciones. Keiko Fujimori, que tuvo 44,000 votos menos que Castillo cuestionó los resultados, pero las autoridades electorales han desestimado sus reclamos. Se estima que en una semana terminan de revisarse las ultimas objeciones y el Jurado Nacional de Eleciones proclamará al ganador, Pedro Castillo.

—Pero, ¿ha habido fraude?

—Se han efectuado varias acusaciones, pero no se han presentado pruebas. Y el que acusa es el que tiene que probar las acusaciones. Se han encontrado algunas pruebas grafológicas de discrepancias entre las firmas de las actas y las de los registros oficiales, por lo que se solicitó que las 82.000 actas sean confrontadas con el padrón electoral, pero no ha concedido esa solicitud. También se ha solicitado una auditoría de la OEA, pero no se ha concedido. Todavía hay una misión de la OEA en el Perú que manifestó que las elecciones se habían efectuado normalmente. EEUU se pronunció manifestando que las elecciones habían sido ejemplares, felicitando a las autoridades electorales. La UE y otros se han pronunciado en similar sentido.

—No hay pruebas aceptadas, pero se habla de cientos de votos de muertos y de cuestiones parecidas. ¿Qué hay de eso?

—Las autoridades han declarado improcedentes o nulos prácticamente todos los reclamos de Fuerza Popular. Las preocupaciones de la mayor parte de la ciudadanía han virado. Ahora la mayor preocupación se orienta a cómo evitar que Castillo logré cambiar la Constitución vigente, especialmente el Régimen Económico. Para lo cual Castillo convocará un referéndum que apruebe una Asamblea Constituyente, la que redactaría la nueva Constitución. Frente a ello ha surgido una propuesta de convocar otro referéndum, pero pero opuesto, que prohibiría modificar la Constitución vía una Constituyente. Y si se considera que en las movilizaciones efectuadas se han movilizado más de 500.000 personas, si se podrían recoger firmas por el 10 por ciento del padrón electoral, que serían unos 2.5 millones de firmas. Por lo que todo indicaría que habría una competencia con la izquierda para ver quién obtiene más firmas para realizar su referéndum.

—hay tuits suyos hablando de ‘firmas falsas’ y cuestionándose si hubo fraude, ¿firmas falsas?

—En relación a las firmas falsas se refería a lo que ya mencioné. Se presentaron informes de grafólogos en los que se evidenciaba que las firmas de las actas y las de los registros oficiales no eran las mismas. Pero las autoridades no aceptaron el pedido de cruzar el padrón electoral con las firmas de las 82.000 actas.

—Da por vencedor a Castillo, ¿quién hay detrás de este personaje cuanto menos peculiar?

—Nadie puede decir que Castillo es vencedor hasta que el Jurado Nacional de Elecciones no lo proclame. Pero todo indicaría que sería proclamado próximamente. Castillo es un profesor de primaria en la sierra, que se asoció con un neurocirujano formado en Cuba, que vivió allí 10 años, casado con una cubana, especialista en fidelización de masas. Pero este personaje, Vladimir Cerrón, que tiene el apoyo de los países del Foro de Sao Paulo, y que iba a ser el  vicepresidente de Castillo, las autoridades vetaron su inscripción por haber sido condenado en primera instancia. Pero él maneja el partido que llevó a Castillo al primer lugar y controla la mayor parte de la bancada parlamentaria. Pero Castillo, al ver que lo derrotaron a él y a su equipo en los debates previos a la segunda vuelta, se asoció con un grupo izquierdista menos radical y que contaba con un equipo de técnicos bastante más calificados que los de Perú Libre. Y parece que ese sería el equipo que tendría las mayores responsabilidades. Además Castillo está en minoría en el Congreso, por lo que tendría que moderarse para tener gobernabilidad. Aunque Castillo tiene muchas presiones del ala radical. No hay certeza sobre lo que finalmente decida.

—Un presidente de izquierda radical, una propuesta de constituyente… suena mucho esto al objetivo del Grupo de Puebla para los países de Iberoamérica aún no de su órbita… ¿Está detrás de Perú el ‘Grupo de Puebla’, Cuba, Venezuela, Nicaragua, etc.?

—El Grupo de Puebla agrupa básicamente a los países del Foro de Sao Paulo, cuyos representantes son los que se han estado pronunciando en apoyo a Castillo. Y al que pertenecen todos los gobiernos izquierdistas de America Latina. El apoyo es totalmente público. Ha habido incluso una protesta diplomática por parte del Cancillería peruana cuando el presidente Fernández de Argentina, que forma parte de ese grupo, proclamó a Castillo como ganador.

—¿Qué pretende el Grupo de Puebla de Perú y de Colombia y de Chile y de España?

—Lo que pretenden ellos es que Perú y los países de la Alianza del Pacífico que todavía no pertenecen a ese grupo (Colombia, Chile y Perú) sigan el mismo camino que Venezuela, Argentina, Nicaragua, etc. Que se inicia con una nueva constitución que efectúa cambios estructurales en el país e introduce una reelección presidencial. Pero no creo que lo logren porque no tiene los votos para ello. Y si optaran por una vía fuera del ordenamiento legal vigente, la Constitución contempla el derecho de insurgencia. Lógicamente, las Fuerzas Armadas tendrán un papel fundamental, y se espera que respeten la Constitución vigente.

—¿Qué piensa que habrá que hacer para evitar que el Perú caiga en eso?

—En primer lugar evitar el referéndum izquierdista, que es la puerta de ingreso a la nueva constitución, derrotándolo a través de otro referéndum que evite la Asamblea Constituyente. Ese es el corazón de la propuesta izquierdista. Si se logra esto ya estarían liquidados políticamente en su propuesta más importante. En ese escenario o se flexibilizan o también existe el peligro que opten por una opción de fuerza, en cuyo caso si se podría entrar a una confrontación, que espero que nunca suceda.


Una entrevista de Josep María Francàs para La Gaceta de la IberosferaSígale en Twitter y en su canal de Telegram

Deja una respuesta