«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Así explica la Guardia Civil a los agentes las anomalías en sus nóminas

Desde IGC han solicitado «que este problema no vuelva a repetirse, pues ya tenemos unos antecedentes que servirán de base para futuras operaciones».

Todas las asociaciones profesionales con representación en el Consejo de la Guardia Civil han mantenido una reunión informativa en la Dirección General para proceder por parte de la Jefatura de Personal a explicar los motivos de los errores acaecidos en el cobro indebido en las 4.893 nóminas que se han visto afectadas.
La Dirección General esgrime que, en la mayoría de los casos, los errores de grabación de los inicios y finales de las comisiones han sido el principal causante, teniendo también conocimiento de que el sistema -debido a la excepcionalidad de los hechos- no ha sido capaz de funcionar en condiciones óptimas, dando lugar a los problemas retributivos que se citan.
El contingente de afectados, según expone la superioridad, asciende a un total de 4.893 efectivos, de los que 2.500 serían guardias civiles en comisión de servicio y 2.313 destinados y retenidos, de estos:

Este error daría lugar a un expediente de reingreso en la mayoría de los casos, pero el Servicio de Retribuciones ha decidido que el abono de las cantidades percibidas de forma indebida sea efectivo en la nómina de junio, pues considera que el impacto es menor. No obstante se informa de que los afectados pueden solicitar un expediente de reingreso.
La Dirección ha asegurado a los agentes que todos los afectados han sido notificados de forma individual con un documento donde se les explica de forma minuciosa las cantidades que han sido recibidas de forma indebida y cómo se va a proceder.
La ‘Operación Avispa’, que abarcó desde el 20 de septiembre hasta el 31 de diciembre supuso una prueba de fuego a un sistema (SIGO) que no ha estado a la altura de las circunstancias, pues aun estando el personal comisionado o destinado en Cataluña «no acogido al régimen general», el sistema ha generado incentivos y sobreesfuerzos.
Desde la Asociación Independientes de la Guardia Civil (IGC) han solicitado «que este problema no vuelva a repetirse, pues ya tenemos unos antecedentes que servirán de base para futuras operaciones».

TEMAS |
+ en
.
Fondo newsletter