«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
España ha sumado dos viudas y tres huérfanos mientras el narcotráfico celebra la vendetta

Barbate, el paraíso de los narcos: «Allí muchos comen de esto»

La Guardia Civil introducen en los furgones las pertenencias de los detenidos en Barbate. Europa Press.

Barbate, Cádiz, se ha convertido en un paraíso para el narcotráfico. La infiltración de los narcos en la sociedad es una realidad que la Guardia Civil lleva años denunciando y que el pasado sábado se saldó con la vida de dos agentes, en una vendetta ejecutada en las aguas de Barbate. La sociedad española ha dirigido su mirada a este pueblo costero, pero lo cierto es que el asesinato de Miguel Ángel González y David Pérez es sólo la punta del iceberg.

El narcotráfico oculta una estructura profesionalizada que ha echado raíces en todos los niveles de la población gaditana, desde los jóvenes hasta la propia Guardia Civil. Las redes de delincuencia han conseguido ciertos de informantes, que dan chivatazos a los narcos sobre los movimientos policiales. Unas delaciones en las que participan cientos de colaboradores y por las que se puede llegar a cobrar 1.000 euros. Ya son muchos en Barbate que viven de la droga. «Mucha gente come de esto allí».

Teniendo esto en cuenta, a nadie puede sorprender los gritos que rodearon la escena del crimen. En el vídeo del asesinato, donde se ve cómo la narcolancha arrolla la pequeña patrullera de la Guardia Civil, son muchos los gritos y mensajes de apoyo a los terroristas. Los presentes en el puerto llegaron incluso a vitorear a los narcos, en un jolgorio de la muerte. España entonces sumó dos viudas y tres huérfanos mientras el narcotráfico celebraba la vendetta.

Barbate no es sólo un enclave de dominio del narcotráfico. La región posee numerosas «Narcovillas», donde la ley se impone a golpe de pistola y donde gobierna la delincuencia. «Tienen pueblos enteros comprados, sobre todo donde tienen ubicados las guarderías». La referencia a las guarderías no es baladí, porque hace meses que los narcos han encontrado en la juventud de la provincia su mejor aliado. Muchos informantes comienzan en su niñez a delatar a la Guardia Civil con tal de ahorrar unos euros.

«Los narcotraficantes pagan a chivatos para vigilar los movimientos de la Guardia Civil. Depende de los puntos y si son buenas las confidencias pueden dar hasta 1.000 euros por información». Un dinero rápido y fácil para los jóvenes, que muchas veces se limitan a hacer labores de vigilancia. También ha llegado esta corrupción a la Guardia Civil, y fuentes de Barbate confirman que algunas «manzanas podridas» se cambian de bando por solo «dos pesetas». La sospecha ha sido confirmada por Asuntos Internos de la Benemérita, que ya ha expedientado a varios funcionarios por colaborar con el tráfico de drogas.

+ en
.
Fondo newsletter