PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Bolsonaro dice que la falta de corrupción en su Gobierno ha llevado al fin de la Lava Jato

Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.
Jair Bolsonaro, el Presidente de Brasil O presidente Jair Bolsonaro, participa da solenidade de assinatura da medida provisória da liberdade econômica.

El presidente de Brasil Jair Bolsonaro negó este miércoles querer terminar con la Lava Jato, pero aseguró que la operación que puso tras las rejas a innumerables políticos y ejecutivos del país, entre los cuales al exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva, acabó porque en el Gobierno «no hay más corrupción».

«Es un orgullo, una satisfacción, decirle a esta maravillosa prensa que no quiero acabar con Lava Jato. Acabé con la Lava Jato porque no hay más corrupción en el Gobierno. Sé que esto no es una virtud, es una obligación «, dijo en una ceremonia en el Palacio presidencial de Planalto, este miércoles.

Con las declaraciones, el mandatario brasileño respondió a las críticas que le han llovido por asumir decisiones que van en contra de quienes defienden la Lava Jato, como postular a Kassio Nunes para el cargo de magistrado de la Corte, un juez que se alinearía con quienes imponen derrotas a la operación en el Supremo.

El pronunciamiento de Bolsonaro también se da en momentos en que la Corte Suprema de Justicia se apresta a juzgar demandas que pueden anular decisiones de la operación Lava Jato y del exjuez Sergio Moro.

Moro, quien es reconocido internacionalmente por haber coordinado la mayor operación anticorrupción en la historia de Brasil, dejó el cargo para ser ministro de Justicia de Bolsonaro y renunció enemistado con el gobernante, al que acusó de presiones ilegales sobre la Policía Federal.

El exjuez se fue del Ministerio argumentando «injerencias políticas» de Bolsonaro en la Policía Federal, órgano que estaba bajo su coordinación en la cartera de Justicia, una situación que también es investigada por la Corte.

Las presiones sobre la Lava Jato también llegan desde la Fiscalía General, cuyo titular, Augusto Aras, nombrado por Bolsonaro, pidió acabar con el «fundamentalismo punitivo» de la conocida como la mayor operación anticorrupción de Brasil.

La Lava Jato, creada en 2014, destapó las corruptelas con las que empresarios, políticos y directivos de la estatal petrolera Petrobras desfalcaron las arcas de Brasil durante casi una década.

Deja una respuesta