'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Carta de un policía a Hostetur: 'Gracias por vuestro compromiso con España'

En la misiva, a la que ha tenido acceso La Gaceta, el agente afirma emocionado que “el día uno de octubre ha sido uno de los días en los que más orgulloso me he sentido de ser español y policía”.

“Le agradezco su detalle valiente, llevado a cabo gracias a su determinación y sentimiento de ser una española de bien y agradecida con las Fuerzas de Seguridad”. Son las sinceras palabras que un agente de las Unidades de Intervención Policial (UIP) ha remitido a la presidenta de la Asociación de Empresarios de Hoteles y Alojamientos turísticos de la Costa Cálida (Hostetur), María del Mar Martínez.
Y es que un total de 210 efectivos de la Policía Nacional y de la Guardia Civil que estuvieron desplazados a Cataluña durante el desafío separatista han podido disfrutar de un fin de semana gratuito en alojamientos de la región de Murcia los pasados días 13, 14 y 15 de abril gracias a Hostetur. Fueron invitados como muestra de respeto y respaldo incondicional a su honrosa y difícil tarea: restaurar el orden democrático y constitucional en una parte de España que ha padecido durante años un silencioso secuestro por parte de los golpistas catalanes promotores del odio.
Este policía destaca el “buen trato recibido” en Murcia y condena la denuncia que un colectivo de abogados secesionistas (la Associació d’Advocats Voluntaris 1 d’Octubre) ha presentado ante la Fiscalía contra los hoteleros que invitaron a los policías y a los guardias civiles a disfrutar de una estancia gratuita en sus hospedajes y contra el total de agentes que aceptaron el regalo por -alegan sin ningún tipo de tapujo- “indicios de soborno y cohecho impropios”.
La iniciativa de Hostetur le costó además insultos y amenazas telefónicas de radicales que aseguraban que harían la «vida imposible» a los dueños de los hoteles. «Nos están haciendo valoraciones muy negativas en TripAdvisor o en Google haciéndose pasar por clientes, cuando la realidad es que no han estado en nuestros establecimientos», relató María del Mar Martínez, a la vez que manifestó sentir «una pena increíble» tras darse cuenta «realmente del odio que hay en Cataluña».
En la misiva, a la que ha tenido acceso La Gaceta, el agente reivindica su amor a “nuestra gran e histórica nación: España” y afirma emocionado que “el día uno de octubre ha sido, sin lugar a dudas, uno de los días en los que más orgulloso me he sentido de ser español y miembro de la Policía Nacional”.
A continuación puede leer la carta íntegra:
«Estimada Sra. presidenta de Hostetur,
Quería escribirle unas líneas de agradecimiento por su iniciativa con nosotros, los integrantes de las Fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, que durante muchos -quizás demasiados- días y semanas estuvimos encuadrados en el dispositivo en Cataluña con motivo del referéndum inconstitucional que en esa comunidad autónoma se intentó llevar a cabo.
En mi caso, como agente de una Unidad de Intervención Policial (UIP) de la Policía Nacional, mi presencia en aquel dispositivo fue de cuarenta y siete días ininterrumpidos. Fueron días duros, no por el trabajo en sí, el cual todos y cada uno de los integrantes confiábamos en desarrollar con la mayor profesionalidad y motivación posible en honor a nuestra honrosa profesión y sobre todo por amor a nuestra gran e histórica nación: España. Si aquellos días en aquel puerto de Barcelona se hicieron duros fue por dos motivos: las condiciones de estancia y la lejanía de los seres y familiares queridos, unido a la incertidumbre de un dispositivo que semana tras semana no veía el final.
Este dispositivo, que nunca tuvo que llevarse a cabo porque se debió haber impedido la tentativa de referéndum ilegal desde el mismo día que se convocó en un parlamento autonómico, fue un reflejo más de la improvisación y la desidia. Sirva como ejemplo el barco conocido como ‘Piolín’, el cual sin duda alguna no estaba ni por asomo a la altura de la dignidad y profesionalidad de los funcionarios que allí pacientemente nos vimos alojados.
Sin embargo, todos y cada uno de los agentes miembros de la Policía Nacional y de la Guardia Civil allí presentes demostraron día tras día su buen hacer, su experiencia y su temple en momentos de mucha tensión y hostilidad, incluso con agresiones de por medio por parte de radicales bien adiestrados y organizados durante años de adoctrinamiento en el odio.
El día uno de octubre ha sido, sin lugar a dudas, uno de los días en los que más orgulloso me he sentido de ser español y agente de la Policía Nacional.
También me gustaría resaltar el apoyo y calor que nos dieron miles de catalanes que por las calles de Barcelona se atrevían a diario a romper la dictadura impuesta por los radicales independentistas y nos brindaban aplausos y palabras de ánimo incluso con nuestra hermosa bandera española en mano. Gracias a todos esos ciudadanos valientes de bien, que ahora son ellos los que necesitan de todo nuestro apoyo, porque son ellos los que allí siguen viviendo y soportando la intolerancia y la represión de quienes quieren quebrantar nuestra unidad nacional.
Finalmente le vuelvo a agradecer su iniciativa valiente y a la vez necesaria. No me cabe duda de que habrá tenido que luchar contra dificultades varias y palabras negativas, quizás incluso de personas cercanas, pero su determinación y sentimiento de ser una española de bien y agradecida con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado le dieron el ímpetu y la fuerza necesaria para llevar adelante un fin de semana en la hermosa costa cálida de Murcia que fue inolvidable para los que allí estuvimos.
Tampoco puedo olvidarme del emotivo y orgulloso discurso del señor delegado del Gobierno en la región de Murcia. Un discurso de sentimiento español y reconocimiento a la dura labor de policías y guardias civiles en su día a día. Un discurso tan necesario como escaso en los tiempos que corren.
En ambos casos demostraron compromiso y orgullo con España, con la Policía y con la Benemérita, como también hicieron tantos millones de españoles, solo que ustedes lo canalizaron en un gran acto por el cual estaremos eternamente agradecidos.
No puedo finalizar esta carta de agradecimiento sin citar las sabias y acertadas palabras del escritor Dave Duncan: “Es en los tiempos más oscuros cuando el honor, el valor y el servicio brillan con más intensidad. Así que hagamos esta promesa juntos, tú y yo… que siempre nos mantendremos fieles a nuestras costumbres, leyes y tradiciones. Entonces los siglos aún por nacer nos mirarán y verán no nuestros tiempos más oscuros, sino los más gloriosos”.
Y por qué no añadir, sin complejos, un ‘¡Viva España!».

Leer más…

Guardias civiles pensaron en abandonar Cataluña por el acoso a sus hijos

TEMAS |
+ en

Noticias de España

.
Fondo newsletter