«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Rato reivindica la gestión del Gobierno Aznar 'abandonada' por Zapatero

El exministro de Economía, Rodrigo Rato, comparece en el Congreso para dar cuenta de la gestión económica durante la crisis | EFE

El también ex director gerente del FMI ha desvelado que esta institución concluyó en 2006 un informe sobre las cajas solicitado desde 2003 por el Ejecutivo de Aznar.

El exvicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato ha defendido este martes la política económica llevada a cabo desde 1996 a 2004, cuando fue ministro de Economía, pero ha lamentado que después el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero abandonara las reformas estructurales e ignorara las advertencias del FMI.
España llevaba ocho años de recuperación económica, creciendo por encima del resto de Europa y sin aumentar su desequilibrio exterior, ha subrayado Rato durante su comparecencia en la comisión del Congreso que investiga la crisis, rememorando su época de ministro.

Las claves de la comparecencia de Rato este martes en el Congreso

Reformas abandonadas

Después de ese periodo, en su opinión, era necesario adoptar más medidas, entre otras, para evitar la explosión del crédito y cambiar las leyes para las cajas, sin embargo, ha añadido, «lamentablemente» esas reformas fueron abandonadas en las siguientes legislaturas.
El Gobierno del que formó parte Rato fue «muy cuidadoso» en evitar que el déficit por cuenta corriente de la economía española superase el 2,5 % y «se mantuvo por debajo de esa cifra en toda esa legislatura, pero después superó el 9 %».
Durante los años en los que muchos expertos consideran que comenzó a gestarse la burbuja inmobiliaria en España, Rato cree que lo que sucedió fue que la preferencia española por ahorrar a través de la propiedad de una vivienda empezó a satisfacerse y emergió una «demanda embalsada» tras un periodo de altas tasas de paro y tipos de interés elevados.

Consejos del FMI

Aún así, ha destacado que hasta 2003 la relación entre el crédito y el PIB de la economía española no superó el 120 % y, sin embargo, en los años posteriores se elevó al 210 %, una muestra «evidente» de los riesgos para la estabilidad del sistema financiero y el conjunto de la economía.
Al margen de su etapa como vicepresidente del Gobierno y ministro de Economía, el también ex director gerente del FMI ha desvelado que esta institución concluyó en 2006 un informe sobre las cajas solicitado desde 2003 por el Ejecutivo de José María Aznar.
En ese informe, el FMI recomendaba la profesionalización de las cajas de ahorros y la apertura de estas entidades al mercado de capitales, pero «lamentablemente» no produjo ningún efecto en las autoridades de aquel momento.
Además, ha asegurado que en 2007 el propio FMI llamó la atención a España por los desequilibrios que se apreciaban en el crecimiento del déficit exterior y los representantes españoles aseguraron que «la estabilidad macroeconómica estaba garantizada».

Las respuestas a Garzón

Ya en el turno de respuestas al diputado de Izquierda Unida, Alberto Garzón, el expresidente de Bankia ha insistido en que tras su dimisión como banquero el Gobierno decidió conceder una inyección de fondos públicos de más de 19.000 millones y «por primera vez se concedió ayudas a una entidad sin ser evaluadas por el Banco de España».
Ahora, ha cuestionado, habrá que ver si el Ejecutivo hizo una buena inversión concediendo esos fondos, después de dejar entrever que, por el momento, no lo parece ya que el Estado acaba de vender otro 7 % de Bankia por debajo del valor en libros.
Esa ingente cantidad de fondos, que se suman a los más de 4.500 millones prestados anteriormente, no se justifican salvo en un caso de extrema gravedad, añadió.
Es la empresa Oliver Wyman, contratada por el Gobierno, quien justifica esa ayuda en un escenario muy distinto, totalmente adverso, de dos años de caídas de la economía y grandes pérdidas, ha explicado, tras recordar que el Banco de España, en sede judicial, consideró luego que ese dinero era para dar una rentabilidad del 13 % a los grandes inversores.
Pero Garzón ha incidido en que después de su marcha de Bankia, al final la entidad quebró y ha costado más de 22.000 millones, al tiempo que se ha mostrado «fascinado» de que Rato esté implicado en tres procesos judiciales distintos y responda en el Parlamento con «soberbia».
Alguna publicidad valiente y la ayuda desinteresada de muchos lectores como tú han hecho posible esta noticia. Conoces nuestra línea editorial, a contracorriente de la ideología dominante y desacomplejadamente comprometida con la dignidad humana, la unidad de España y la identidad de Europa. No es fácil ni es barato sostener un medio de comunicación que beba de estos postulados, siempre contra los más poderosos. Por eso te pedimos que nos ayudes con una aportación, que formes parte de nuestro proyecto, que ayudes a que sigamos incordiando al Poder. Puedes hacerlo de varias maneras, infórmate aquí.
 

TEMAS |
+ en
.
Fondo newsletter