«Ser es defenderse», Ramiro de Maeztu
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
EL EXPRESIDENTE DE ARGENTINA ES UNO DE SUS PRINCIPALES GURÚS

El kirchnerismo asesora a Sánchez a través del expresidente Fernández para su ataque a Milei y a VOX

Alberto Fernández y Pedro Sánchez. Europa Press

El Gobierno de Pedro Sánchez ha intensificado el conflicto diplomático con Argentina con la retirada de la embajadora española en Buenos Aires. En su ataque a Milei y a VOX, Pedro Sánchez cuenta con la colaboración (y el asesoramiento) del expresidente kirchnerista del país iberoamericano Alberto Fernández.

El propio Fernández, que ya confesó que tenía «algunas propuestas» para residir en España para «volver a dar clases» y al que se ha visto por Madrid en los últimos meses, mostró su «solidaridad» y «afecto» a Pedro Sánchez ante los supuestos «agravios públicos» de Milei al referirse en su discurso en el encuentro Europa Viva 24 organizado por VOX en Madrid a la investigación por corrupción a Begoña Gómez, y atacó al presidente libertario: «Sólo podrían explicarse por un desequilibrio emocional (que la psiquiatría ya debería analizar) y que se evidencia con su constante violencia verbal».

Fernández admira a Sánchez y es uno de sus principales aliados. Le mostró su respaldo cuando anunció su continuidad a finales de abril tras tomarse cinco días de reflexión por la investigación a su esposa, Begoña Gómez. «Sánchez ha señalado hoy los desafíos que enfrenta el mundo actual ante el accionar de sectores reaccionarios que menosprecian el Estado de Derecho. Al igual que en España, en Argentina existen grupos que llevan adelante esas mismas prácticas tratando de establecer una política regresiva basada en el odio, la violencia y la difamación», manifestó en la red social X.

«En España, la derecha se ha confabulado con los medios y la justicia tratando de horadar la honorabilidad de un presidente progresista y democrático (…). Mucha fuerza, Pedro. España te necesita», aseveró en Twitter en plena «reflexión» de Sánchez sobre si seguía o no al frente del Ejecutivo.

El pasado mes de enero, Fernández se reunió con Pedro Sánchez. «Una vez más compartimos nuestra preocupación por el singular momento que atraviesa el mundo. Le expresé mi acuerdo con su discurso en el Foro de Davos, en donde señaló que el auge de políticas autoritarias y el crecimiento de la extrema derecha representan enormes peligros para el Estado de Derecho y promueven una polarización en las sociedades que sólo las dañan», afirmó en un post en la red social Instagram.

En noviembre le felicitó por su investidura con el apoyo de los separatistas y los filoterroristas a cambio de una amnistía a quienes dieron un golpe de Estado en Cataluña para tratar de romper la unidad de la nación: «Tus valores y compromiso han sido decisivos para que continúes conduciendo a España por la senda del desarrollo».

Y en marzo del año pasado se reunió con él y con el Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, el socialista Josep Borrell, que el pasado domingo afirmó que «los ataques contra familiares de dirigentes políticos no tienen cabida en nuestra cultura». El propio Sánchez alentó en noviembre al kirchnerista Sergio Massa ante las elecciones argentinas en las que fue arrollado por la candidatura de Javier Milei.

+ en
.
Fondo newsletter