«Ser es defenderse», Ramiro de Maeztu
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
rechaza UNA ENMIENDA DE VOX a la ley del deporte

El PP vota en contra de que se prohíba la participación de hombres en competiciones femeninas

La atleta transgénero Laurel Hubbard compite en los Juegos Olímpicos de Tokio.
La atleta transgénero Laurel Hubbard compite en la categoría femenina de halterofilia en los Juegos Olímpicos de Tokio. REUTERS

El Partido Popular sigue contribuyendo a la implantación de la ideología LGTBI en España. Además de aprobar y mantener leyes trans en varias comunidades –véase Madrid, Andalucía o Murcia–, también colabora con el objetivo de la izquierda de destruir el deporte femenino con la nueva Ley del Deporte.

Así, el PP ha votado en contra de la enmienda a la norma presentada por VOX en la que el partido abogaba por que las competiciones masculinas y femeninas se diferencien exclusivamente por sexo biológico.

Y es que precisamente las categorías femeninas en el deporte existen porque la biología importa, y las categorías separadas por sexo dan a las mujeres las mismas posibilidades de éxito deportivo. Esas que ya no tendrán como consecuencia del voto popular y del resto de formaciones que, en bloque –solo Ciudadanos se abstuvo–, rechazaron la enmienda de los de Abascal.

El Partido Popular ha intentado defender su decisión diciendo que «lo más fácil hubiera sido decir no a todo», y alegando que rechazaron la enmienda de VOX porque la Ley del Deporte «ya garantiza que se compita por sexo biológico», con una importante coletilla: «Si lo marcan las federaciones internacionales». «Nos debemos al criterio que marquen las federaciones internacionales deportivas», explicó Javier Merino, portavoz de Deportes del Grupo Parlamentario Popular.

Las explicaciones del popular que, por si solas, son fácilmente cuestionables, fueron desmontadas por el diputado de VOX Francisco José Contreras en Twitter: «El PP se conforma con remitir la cuestión a las federaciones internacionales (sometidas ya a la intimidación del lobby trans). VOX trajo una enmienda tajante: digan lo que digan las Federaciones, en España no se permitirá que hombres participen en categoría femenina. PP votó NO».

«Nos trae sin cuidado lo que digan las Federaciones internacionales: en España NO SE PERMITIRÁ que hombres biológicos compitan contra mujeres», añadió tajantemente.

La realidad es que, si se atiende a lo que se diga en el ámbito internacional, al deporte femenino le queda muy poco.

En noviembre de 2021, el COI decidió suprimir los criterios que venía estableciendo hasta entonces y disponer que debe ser competencia de cada federación deportiva “determinar de qué manera un deportista puede tener una ventaja desproporcionada frente a sus compañeros”.

Sin embargo, el Comité difundió también algunas directrices al respecto: estableció que no puede haber una presunción de ventaja por razón de sexo, y que, por tanto, no se debe excluir a ningún deportista de la competición por “las variaciones sexuales o condición transexual de una persona”. 

Además, y al contrario que la normativa anterior que permitía a los atletas transgénero competir siempre que sus niveles de testosterona estuvieran por debajo de un determinado límite, la actual recomienda que «no es necesario utilizar la testosterona en absoluto«.

Sobre la realización de exámenes físicos para verificar el género de un atleta, el COI opina que son «irrespetuosos» y «potencialmente dañinos». «Realmente queremos asegurarnos de que los atletas no sean presionados o coaccionados para tomar una decisión perjudicial sobre sus cuerpos», dijo Magali Martowicz, responsable de derechos humanos del Comité.

Las directrices del COI son recomendaciones. Sin embargo, sientan un precedente muy peligroso para el futuro de las mujeres en el deporte, y son contrarias a la evidencia científica.

Las investigaciones han demostrado que quienes han pasado por la pubertad masculina conservan ventajas significativas en cuanto a potencia y fuerza, incluso después de tomar medicamentos para suprimir sus niveles de testosterona.

Por ejemplo, la ventaja del rendimiento masculino en el levantamiento de pesas es del 30% en comparación con las mujeres, según estudios científicos. Es más, incluso cuando las mujeres transgénero suprimieron la testosterona durante 12 meses, la pérdida de masa corporal magra, área muscular y fuerza fue sólo de un 5%. En otras palabras, incluso después de reducir la testosterona, las mujeres trans conservan la mayor parte de su fuerza y potencia.

+ en
.
Fondo newsletter