«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
descarta «ninguna injerencia política en las programaciones» culturales

El vicepresidente Barrera reivindica el cambio en la Comunidad Valenciana: «Hemos venido a cambiar las políticas»

El vicepresidente primero y Consejero de Cultura y Deporte de la Comunidad Valenciana, Vicente Barrera. Europa Press.

El vicepresidente primero y consejero de Cultura y Deporte, Vicente Barrera, ha asegurado que no ha habido «ninguna injerencia política en las programaciones» culturales y que «lo que sí se ha hecho es revisar que las cosas se están haciendo dentro de la legalidad». «No hemos venido aquí a cambiar a las personas, hemos venido a cambiar las políticas».

Así lo ha declarado Barrera en una entrevista, al ser preguntado por los planes de su departamento en instituciones como el Consorci de Museus de la Comunitat Valenciana y el Centre del Carme Cultura Contemporània de València, tras el cese de su director-gerente, José Luis Pérez Pont, y por las críticas lanzadas desde diversas entidades culturales a esta decisión.

En este caso, ha mencionado, como ya hizo la secretaria autonómica Paula Añó cuando se produjo la destitución de Pérez Pont, que «era pública» una sentencia por un delito leve de daños imprudentes en el patrimonio por aprobar la intervención con grafitis del dúo de artistas PichiAvo en las paredes del claustro renacentista del CCCC, así como incidencias en informes de la Sindicatura de Cuentas o la Intervención.

«No queremos ser responsables de unas posibles irresponsabilidades que puedan acabar en una falta administrativa o, incluso, una falta más allá», ha aseverado Barrera, que ha apostillado que en el resto de organismos «hasta donde hemos podido indagar se está haciendo administrativamente todo conforme a la ley». «En eso nosotros estamos satisfechos y agradecemos a las personas que están al frente», ha dicho.

Además, ha recalcado que era «imprescindible» cambiar el modelo de director-gerente y repartir esos dos cargos en personas diferentes porque «tiene que haber una ‘parte mala’ en el sector público instrumental, un gerente que controla al director». «El director no puede proyectar algo que valga 10 y que él mismo se autorice a que valga 10, pero finalmente se va a los 12», ha ejemplificado.

Asimismo, ha abogado por una acción «más preocupada por la calidad que por la cantidad» porque «si tú haces un concierto en el CCCC donde lo que se vende es música y cerveza, pues los números te salen muy bonitos». Sobre el concurso público para encontrar nuevo responsable, ha enfatizado la voluntad de que «sea conocido por todo el mundo». «Lo vamos a publicitar mucho, cosa que quizás en otras etapas no se hizo».

+ en
.
Fondo newsletter