«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
en sede policial declaró que se sentía un «elegido de alá»

El yihadista de Algeciras se somete a otro examen psiquiátrico para defender que no fue un ataque terrorista

El autor del ataque islamista en Algeciras (Cádiz). Rubén Pulido

Yassine Kanjaa, el autor del ataque yihadista perpetrado el pasado 25 de enero en Algeciras (Cádiz), se ha sometido a un segundo examen psiquiátrico por parte de peritos designados por su defensa con el objetivo de probar que no fue un acto terrorista, sino un delito común, cuestión que sus abogados han planteado ya a la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional (AN) para que envíe la causa a los juzgados locales.

Según las fuentes jurídicas consultadas, los psiquiatras propuestos por la defensa se entrevistaron el jueves con Kanjaa para llevar a cabo esta segunda revisión médica. La primera, efectuada por los expertos forenses de la Audiencia Nacional, determinó en un informe preliminar que el presunto yihadista presenta un trastorno delirante.

Desde el inicio de las pesquisas, la defensa —ahora a cargo de despacho García Peña & Andújar— ha alegado que la investigación debía abordarse desde el punto de vista de los problemas psiquiátricos de Kanjaa.

A su juicio, ese trastorno delirante no solo podría considerarse una circunstancia eximente —que le liberaría de responsabilidad penal—, sino que indicaría que no cometió el ataque con la intención de llevar a cabo un acto terrorista, por lo que no encajaría en ese tipo delictivo.

Conforme a este razonamiento, los abogados de Kanjaa señalan en sus escritos que, si no se trata de presuntos delitos de terrorismo, la Audiencia Nacional no es el tribunal competente para instruir el caso, apuntando como tal a los juzgados de Algeciras.

La defensa ya ha presentado esta tesis varias veces al juez de la Audiencia Nacional Joaquín Gadea, si bien el magistrado de refuerzo del Juzgado Central de Instrucción Número 6 la ha desechado al apreciar que el ataque de Kanjaa tuvo fines terroristas.

Tras la última negativa del instructor a derivar la causa a Algeciras, la defensa ha presentado un recurso de apelación ante la Sala de lo Penal para que sea esta instancia quien resuelva.

Cabe recordar que, a la vista de ese informe preliminar de los médicos forenses de la Audiencia Nacional, Gadea ordenó su ingreso en el centro psiquiátrico penitenciario de Sevilla, donde se encuentra desde principios del mes de abril.

El magistrado de refuerzo, tras escuchar a Kanjaa, apuntó a posibles delitos de asesinato y lesiones con fines terroristas, que —advirtió— podrían conllevar la prisión permanente revisable.

En su resolución del pasado 30 de enero, el juez indicó que la actividad desarrollada por Kanjaa se podía calificar como un ataque yihadista dirigido tanto contra sacerdotes que profesan la fe de la Iglesia Católica como contra musulmanes que para el investigsado no siguen los preceptos del Corán.

El yihadista, de 25 años y origen marroquí, perpetró un ataque en dos iglesias de Algeciras acabando con la vida del sacristán Diego Valencia y dejando heridas a varias personas.

Según el sumario del caso, el joven declaró en sede policial que se sentía «un elegido» de Alá y que el asesinato del religioso le abrió «las puertas del paraíso». Su hermano reveló, además, que la madre de ambos le advirtió sobre Kanjaa después de detectar «un cambio significativo» en su actitud.

+ en
.
Fondo newsletter