«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Se ha aprobado un desembalse para 345.000 hectáreas

Este año habrá un 88% menos de agua para el cultivo del arroz en Andalucía

Europa Press

La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) ha acordado esta semana iniciar ya la campaña de regadío con un desembalse aprobado de 385 hectómetros cúbicos para 345.000 hectáreas. Esto supone un 35,8% respecto al volumen de desembalse de la anterior campaña. Habrá una dotación máxima de 700 metros cúbicos por hectárea para los cultivos de mayor consumo de agua, lo que supone un descenso del 88% respecto a su dotación concesional. Esto afecta a los cultivos de arroz, que son los que más agua consumen por la inundación de sus cultivos. Hay que tener en cuenta que la provincia de Sevilla es donde más se cultiva, un 40 por ciento del total nacional.

«Tenemos un 80% de la cuenca en situación de emergencia. La situación es delicada, compleja y difícil de gestionar», ha indicado en declaraciones a los medios en Sevilla el presidente de la CHG, Joaquín Páez, quien ha añadido que «desafortunadamente la situación es muy mala».

La Asociación de Comunidades de Regantes de Andalucía (Feragua) ha manifestado en el Parlamento andaluz, durante el grupo de trabajo relativo a medidas urgentes para combatir la sequía, que han pedido al Decreto de sequía del Guadalquivir la cesión de derechos de agua entre comunidades de regantes y la puesta en marcha de medidas socioeconómicas, tales como «la condición de cánones y tarifas de riego para 2023 y las exenciones de los IBI». El presidente de Feragua, José Manuel Cepeda, se ha preguntado cómo si se conocía esta situación de falta de lluvias durante tanto tiempo no se han realizado apenas obras de infraestructuras hidráulicas. 

Desde el Gobierno de Pedro Sánchez, a través de su ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera Rodríguez y vicepresidenta tercera, ya hablan de «fresas legales e ilegales». Para Manuel Gavira «esto es simplemente temerario. Supone un ataque al sector sin precedentes. Con tal de dividirlos son capaces de hundir los frutos rojos que se producen en Huelva, de donde sale el 90% de lo que se consume en España y mueve miles de millones de euros al año», ha añadido.

Este jueves, precisamente, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, visita el parque nacional de Doñana. El consejero de Medio Ambiente y portavoz de la Junta de Andalucía, Ramón Fernández-Pacheco, ha criticado que Sánchez, vaya a realizar esta visita  «electoral» con la que intentará ocultar la «chapuza» de la ley del «sólo sí es sí». 

Desde VOX en Andalucía están muy preocupados porque se desate una campaña contra el consumo de los frutos rojos de Huelva en Europa. El portavoz en el Parlamento andaluz, Manuel Gavira, ha dicho en rueda de Prensa que «no es de extrañar que haya campañas difamatorias. Primero ya se dijo que si había cercos con alambradas de espinos en las explotaciones agrarias y violaciones a las trabajadoras, todo mentira. Ahora que están dejando Doñana sin agua. La falta de escrúpulos de la izquierda y sus palmeros ecologistas no tiene límites«.

Referente a la sequía, el también diputado por la provincia de Cádiz, ha reiterado que «o hay un plan nacional de agua o el campo andaluz se muere. Llevamos nueve años de sequía y ahora se vuelve a reunir la mesa de la sequía. ¿Para qué? Para nada. Para que el Gobierno de Sánchez y el de Moreno Bonilla se vuelvan a echar los trastos a la cabeza».

Manuel Gavira ha vaticinado que «el campo se nos muere. Bajarán las cosechas y subirán los precios de los alimentos. En el último IPC han subido un 16%. Esto es insostenible. Nadie querrá trabajar en la ganadería y en la agricultura. Tienen una media de 58 años de edad y no hay relevo generacional», ha concluido.

+ en
.
Fondo newsletter