«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Destina dos embarcaciones que debían estar en el país africano

Interior deja sin medios a la Guardia Civil en Mauritania para destinarlos al reparto de inmigrantes ilegales en Canarias

Embarcación Río Tajo junto a Salvamento Marítimo en puertos de Gran Canaria. Rubén Pulido

Esta semana el Gobierno viajó hasta Mauritania para anunciar la dotación económica de un total de 200 millones de euros para que el país africano, entre otras cosas, frenase la inmigración ilegal en origen. Por otro lado, Marlaska anunció el envío de recursos para apoyar a las autoridades mauritanas. Sin embargo, días después de enviar a los agentes, éstos se encuentran sin medios debido a que Interior ha decidido destinar las embarcaciones patrulleras que debían estar en Mauritania para el reparto de inmigrantes ilegales en Canarias.

Acorde a las fuentes consultadas por LA GACETA, en estos momentos los agentes en la zona no cuentan con embarcaciones para interceptar aquellos cayucos que parten con destino hacia las Islas Canarias. Sí que disponen de una aeronave para poder visualizar a los ilegales que parten hacia el archipiélago, pero únicamente con el avión no es suficiente para solucionar el problema en origen, según aseguran.

Una de las embarcaciones de la Guardia Civil, la Río Tajo, permaneció durante el año pasado en territorio mauritano. De hecho, fue la embarcación que sufrió el motín llevado a cabo por decenas de inmigrantes ilegales cuando los agentes interceptaron un cayuco que se dirigía desde Senegal hacia las Islas Canarias. Finalmente, y pese a que los agentes trataron de dejar a dichos inmigrantes en el puerto más cercano, Nuadibú (Mauritania), el país no permitió que la operación se llevase a cabo y tuvieron que navegar hasta puertos senegaleses.

La citada embarcación y el buque Río Segura, también perteneciente a la Guardia Civil, debían estar en Mauritania para apoyar a los agentes enviados para contener la salida de cayucos. De hecho, agentes del instituto armado aseguran a este medio que todo estaba programado para que fuese así, pero en el último momento el Gobierno cambió su decisión dejando a ambas embarcaciones en las Islas Canarias.

La sorpresa entre los agentes destinados en suelo mauritano llegó cuando recibieron la noticia de que las embarcaciones se habían quedado en el archipiélago para dar apoyo humanitario a los inmigrantes ilegales que llegan a diario a las islas. Más concretamente para trasladar a dichos inmigrantes desde El Hierro hasta Tenerife, para que con posterioridad puedan ser redistribuidos con destino hacia la Península. Se trata de un trayecto que con anterioridad se completaba a cargo de navieras privadas y que en estos momentos están asumiendo los agentes de la Guardia Civil por indicaciones del Ministerio del Interior.

De esta forma, los agentes destinados en estos momentos en el origen de la gran presión migratoria hacia las Islas Canarias no cuentan con los medios necesarios para interceptar a los cayucos que salen rumbo hacia el archipiélago. Aseguran que todas las comunicaciones efectuadas por el Gobierno son un auténtico paripé y que ellos no podrán hacer nada por evitar la salida masiva de embarcaciones hacia territorio español sin contar con el apoyo de los buques de la Guardia Civil.

+ en
.
Fondo newsletter