«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
PROCEDENTE DEL NORTE DE ÁFRICA

La Guardia Civil y la Policía desarticulan una red criminal magrebí que se dedicaba a favorecer la inmigración ilegal que llega a Almería

Un agente de la Guardia Civil. Europa Press

La Guardia Civil y la Policía Nacional desarticularon una organización criminal compuesta por ciudadanos de origen magrebí que se dedicaban a favorecer la inmigración ilegal entre el norte de África y la costa de Almería.

La operación ‘Cabestrita’ se desarrolló a finales del año pasado y permitió la detención de dos individuos (una de ellas en prisión provisional) y la investigación de otras dos por delitos de pertenencia a organización criminal y contra los derechos de los ciudadanos extranjeros.

En octubre se interceptó un desembarco de inmigrantes en una playa del poniente almeriense. Durante la operación se logró localizar y asistir a 10 inmigrantes ilegales que habían viajado a bordo de la embarcación. El desembarco estaba diseñado mediante una operativa compleja que contaba con la participación coordinada de varios integrantes de la organización criminal, en la que incluían facilitadores en origen, patrones de la embarcación y colaboradores en territorio nacional.

Esta red criminal había establecido una estructura delictiva transnacional dedicada al tráfico de personas llevando a cabo acciones concertadas para permitir la entrada de inmigración ilegal a través de puntos fronterizos no habilitados del litoral almeriense. Estos inmigrantes procedían del norte de África y llegaban a través de la ruta migratoria argelina.

Mediante el análisis de las pesquisas practicadas, los agentes lograron perfilar el entramado organizativo criminal, identificando a los individuos que lo integraban y desenmarañando la división de roles ejercidos por cada uno de ellos.

La red contaba con un patrón de nacionalidad marroquí, detenido como autor de un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros.

Además, coordinó una operativa que consistía en concertar un punto de encuentro próximo a la costa almeriense de Balerma, donde se realizaba el trasvase de los traficados a una segunda embarcación recreativa, que fue incautada. Otros integrantes se encargaban de la segunda embarcación y del «petaqueo». Este grupo operaba y estaba conformado localmente en la provincia de Almería y se encargaba de proporcionar la logística y cobertura necesaria para alcanzar sus objetivos.

Ya en costa existían otras personas que proporcionaban al grupo un apoyo directo para el posterior traslado a otros puntos de la geografía española. Las investigaciones fueron desarrolladas por el Grupo de Información de la Comandancia de la Guardia Civil de Almería y la Brigada de Extranjería y Fronteras (UCRIF) de Almería que, además, han contado con el apoyo y colaboración de otras unidades territoriales.

+ en
.
Fondo newsletter