«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
en cumplimiento del Plan de Ordenación del Espacio Marítimo

La instalación de parques eólicos marinos amenaza con terminar con la actividad de una decena de caladeros en Asturias

Parque eólico marino de Iberdrola. Europa Press
Parque eólico marino de Iberdrola. Europa Press

Continúan las protestas de los pescadores asturianos a causa del Plan de Ordenación del Espacio Marítimo (POEM) para la instalación de parques eólicos marinos. Hasta un total de once caladeros del litoral del Principado se podrían ver afectados por estos molinos de viento que han provocado una auténtica indignación y revolución en el sector pesquero hasta el punto de que han pedido la dimisión de la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera.

Desde el área más occidental a la más oriental, los caladeros asturianos más afectados serían el Calvario del Oeste, El Puntal, Los Tombones o Cero Señales, El Calvario del Este, El Carreiro de Fuera, La Playa de La Vaguada, Rampla del Sureste del Calvario, Playón, Erbosa, Les Fanguines y Canto Playa. En total, once áreas que se han reservado para la explotación eólica marina y que han puesto en pie de guerra a los pescadores. Y no es para menos porque esta delimitación que ha aprobado el Gobierno de España a iniciativa del Ministerio para la Transición Ecológica y que se recoge en el Plan de Ordenación del Espacio Marítimo (POEM), afecta a especies marinas con un alto valor comercial como el besugo, virrey, barbada, congrio, merluza, abadejo, gallineta, mero, bacaladilla, pixín, cigala, chicharro, xarda y gallo, muchos de ellos altamente demandados por la hostelería. Para sus capturas se usan las artes de rasco, palangre, red de arrastre y volanta, las que arman la práctica totalidad de la flota del Principado.

Luis Antonio García Martínez, capitán de corbeta y ex segundo Comandante Naval de Gijón y de Santander, ha realizado un informe en el que analiza el impacto de la instalación de parques eólicos marinos en estos caladeros y ratifica que «la preocupación de los pescadores está perfectamente justificada porque con la actuación que se pretende llevar a cabo en la costa asturiana se verán afectados once caladeros en los que ya no se podría faenar. Pero da igual que los polígonos se ubiquen en otras posiciones, pues siempre se verían afectados parte o la totalidad de uno o más de los caladeros tradicionales. Para darnos una idea de lo que representa la superficie de estos polígonos (335 kilómetros cuadrados entre los tres) podríamos decir que ocupan el espacio de 47.269 campos de fútbol como el del Sporting o el del Oviedo», dice.

Este experto añade en su informe que «los polígonos de energía eólica marina son totalmente incompatibles con la actividad pesquera. Su puesta en marcha tendría efectos negativos en el sector pesquero y en los empleos de la pesca, tanto directos como indirectos». 

+ en
.
Fondo newsletter