«Ser es defenderse», Ramiro de Maeztu
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Los asistentes viajaron gratis y fueron invitados a un sandwich

Pedro Sánchez fleta más de 15 autobuses de militantes para evitar un pinchazo tras la citación a Begoña Gómez

Acto del PSOE en Benalmádena (Málaga)

El PSOE se teme lo peor de cara a las elecciones del 9J y sus últimos movimientos lo demuestran. En esta ocasión, a sabiendas de que la mayoría social rechaza los ataques a la justicia y a los medios de comunicación para desviar la atención del caso Begoña Gómez, Pedro Sánchez ha optado por fletar más de 15 autobuses de militantes —a los que les han regalado el viaje y un sandwich— para evitar un pinchazo en el acto de Benalmádena (Málaga).

Allí, decenas de personas mostraron —según vídeos compartidos por el PSOE— su apoyo a Pedro Sánchez y Begoña Gómez y respaldaron todas las acusaciones del presidente de «lawfare» vertidas contra el Poder Judicial. De hecho, uno de lo momentos más destacados fue cuando el presidente se dirigió a Magdalena Álvarez, exministra socialista condenada por el caso de corrupción más grande de Europa, los ERE: «No somos ingenuos. No soy yo el primer presidente socialista que ha sufrido y ha sido objeto de ese ataque. Aquí tenemos también a Magdalena, exministra malagueña que sufrió el vil ataque de la derecha y la ultraderecha durante años».

En el acto, Begoña Gómez, que hasta el momento no había acompañado a Sánchez en ningún mitin durante esta campaña de elecciones europeas, estuvo sentada en primera fila junto al líder del PSOE y el resto de la plana mayor del partido: la vicepresidenta del Gobierno y vicesecretaria general, María Jesús Montero, el secretario de Organización, Santos Cerdán y el líder de los socialistas andaluces, Juan Espadas.

Espadas, que fue el primero en tomar la palabra apoyando la candidatura de Teresa Ribera, agradeció la presencia de Sánchez y también de Begoña Gómez, sentada a su lado, momento en el que los asistentes corearon ‘Begoña, Begoña’, entre vítores y aplausos. Gómez, que también es militante socialista, asistió a este acto por sorpresa, al día siguiente de que se hiciese público que deberá acudir al juzgado a declarar el próximo 5 de julio.

Tras esta decisión del juez, Sánchez dirigió una nueva carta a la ciudadanía en la que advertía un intento de influir en el resultado electoral y tachaba de «zafio montaje» las acusaciones contra su mujer.

+ en
.
Fondo newsletter