«Ser es defenderse», Ramiro de Maeztu
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Separación efectiva de España ‘con más síes que noes’. Así es la Ley de Transitoriedad

(De i a d) El diputado de JxSí, Jordi Orobitg; el presidente de JxSí en el Parlament, Lluís Corominas; el diputado de la CUP, Benet Salellas, y la diputada de la CUP, Gabriela Serra, durante la rueda de prensa, hoy en Barcelona, para presentar la ley de transitoriedad que aprobarán antes del referéndum del 1-O. EFE/Alejandro García

Corominas presenta el texto que consuma el golpe de Estado del secesionismo catalán. Separación efectiva de España si hay «más síes que noes» en el referéndum ilegal.  

Junts pel Sí y la CUP han presentado de forma pública la Ley de Transitoriedad Nacional, la principal de las «leyes de desconexión», prevista para, en caso de que ganara el ‘sí’ a la independencia en el referéndum anunciado por el Govern, crear un marco legal alternativo al español.

Esta ley de transitoriedad, mantenida hasta ahora en absoluto secreto filtraciones a la prensa aparte-, es la principal «ley de desconexión» prevista por el Govern y los partidos independentistas, pues deberá establecer el nuevo marco legal que regirá en Cataluña en caso de que el ‘sí’ a la independencia se impusiera en el referéndum que la Generalitat pretende celebrar el 1 de octubre.

Según los separatistas, con la aprobación de esta ley se busca dar «seguridad jurídica» al golpe de Estado que planea el secesionismo. «Faltan 35 días para votar y con un periodo suficientemente largo de tiempo el ciudadano conocerá cuáles son las consecuencias de su voto, sea ‘sí’ o ‘no'», explicaba el presidente del grupo de Junts pel Sí, Lluís Corominas.

La proposición de ley para la «desconexión» con el Estado cuenta con 89 artículos y tres disposiciones finales, una de ellas de suspensión, de manera que tras su aprobación la ley no entraría en vigor a no ser que gane el ‘sí’ a la independencia en el referéndum previsto para el 1-O.

Corominas ha recalcado que esta ley de «ruptura» otorga un carácter «vinculante» al eventual referéndum soberanista, al tiempo que proporciona un «marco jurídico claro» y establece los pasos a seguir en el supuesto de una victoria del ‘sí’: «Lo que queremos es dar transparencia», ha dicho el presidente de Junts pel Sí.

La rueda de prensa

El presidente del grupo parlamentario JxS, Lluis Corominas, ha sido el encargado de comparecer en rueda de prensa para explicar las decisiones del separatismo catalán sobre la traída y llevada Ley de transitoriedad. Acompañado de los diputados de la CUP Benet Salellas y Gabriela Serra, explica que, con la nueva ley, que se aprobará antes del referéndum del 1-O, como quería la CUP, los miembros del Gobierno catalán tendrán inmunidad -jurídica, se entiende- tal como señalaba el borrador, que anunciaba amnistías para todos los imputados por la causa secesionista.

La ley, que sería la norma suprema hasta la redacción de una Constitución catalana, convierte al presidente de la Generalitat en jefe del nuevo ‘estado catalán’.

Estos son los detalles de la Ley de Transitoriedad explicada por Corominas:

El referéndum

Insiste en que el 1 de octubre se celebrará en Cataluña un referéndum de independencia. Si gana el ‘no’, habrá elecciones autonómicas. Si, por el contrario, hay “más síes que noes”, entrará en vigor la norma presentada por Junts pel Sí y la CUP y se hará efectiva de inmediato la “separación de España”. Poco después, habría unos comicios constituyentes.

La ley

De nombre formal Proyecto de Ley de Transitoriedad Jurídica y Fundacional de la República, el texto se articula en 89 artículos divididos en varios títulos.

La ley será aprobada antes del referéndum independentista del 1 de octubre y tiene como objetivo «crear un marco legal alternativo al español».

También se explicita que la atribución de la nacionalidad catalana «no exige la renuncia de la nacionalidad española ni de cualquier otra», además de que «el Govern promoverá, en el tiempo más breve posible, negociaciones con el Estado español para celebrar un tratado en materia de nacionalidad».

La norma, con 89 artículos, establece otros aspectos como que las normas de la UE se continuarán aplicando en Cataluña; que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña se convertirá en Tribunal Supremo de Cataluña; o que el Consejo de Garantías Estatutarias pasará a ser Consejo de Garantías Democráticas y sería vinculante.

La ‘república catalana’

Con esta ley en vigor, Cataluña se constituiría en «una República de Derecho, democrática y social», cuya «soberanía nacional radica en el pueblo de Cataluña» -sí, un artículo casi calcado del de la Constitución Española que especifica que la soberanía nacional recae en el pueblo español-. El «jefe de Estado» será el presidente de la Generalitat y, mientras no se apruebe la futura constitución catalana, esta recién presentada ‘Ley de transitoriedad’ sería la norma suprema en la Cataluña independiente.

Hasta la aprobación de la constitución catalana, se garantizarían los derechos fundamentales reconocidos en la Constitución española y en el Estatuto de Cataluña.

El idioma

Se mantendría la cooficialidad de las lenguas catalana y castellana, además del aranés.

¿Quiénes serán catalanes?

La fórmula ideada por los separatistas no supone, en este caso, una renuncia a la nacionalidad española. Se contempla, así, la doble nacionalidad -catalana y española- que podría obtenerse por dos vías: las personas que tienen la nacionalidad española y estén empadronadas antes del 31 de diciembre en Cataluña tendrán doble nacionalidad. Y quienes hayan nacido fuera de Cataluña pero residan en Cataluña desde hace cinco años también serán ‘catalanes’.

Amnistías para los imputados

En el título V, dedicado al poder judicial, la norma establece que «los jueces y tribunales sobreseen o anulan los procesos penales contra investigados o condenados por conductas que buscasen un pronunciamiento democrático sobre la independencia de Cataluña o la creación de un nuevo Estado de manera democrática y no violenta».

Poder judicial y el ejército

El máximo órgano judicial de la nueva Cataluña sería el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC). Habría dos instituciones: «sala de gobierno del tribunal supremo de Cataluña» formada por jueces y una comisión mixta -jueces y la Consejería de Justicia-. El fiscal general de Cataluña sería elegido por el Parlamento y no por el Gobierno catalán, como figuraba en el borrador de la ley.

El ejército debería marcharse de Cataluña, según explican los separatistas ya en el turno de preguntas, y habrá leyes posteriores a esta de Transitoriedad para concretar la «toma de puertos y aeropuertos por parte de los Mossos d’Esquadra».

Consulte aquí el documento íntegro de la Ley de Transitoriedad

 

Leer más…

El Parlamento catalán da luz verde a la ruptura exprés de España

Las claves del anuncio de referéndum ilegal en Cataluña

Alguna publicidad valiente y la ayuda desinteresada de muchos lectores como tú han hecho posible esta noticia. Conoces nuestra línea editorial, a contracorriente de la ideología dominante y desacomplejadamente comprometida con la dignidad humana, la unidad de España y la identidad de Europa. No es fácil ni es barato sostener un medio de comunicación que beba de estos postulados, siempre contra los más poderosos. Por eso te pedimos que nos ayudes con una aportación, que formes parte de nuestro proyecto, que ayudes a que sigamos incordiando al Poder. Puedes hacerlo de varias maneras, infórmate aquí.

TEMAS |
+ en
.
Fondo newsletter