'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Rajoy ante la Justicia… Consecuencias de la inacción ante la corrupción

La declaración como testigo acabará siendo juzgada por la opinión pública como una prueba de la inocencia o culpabilidad del presidente Rajoy.

Este miércoles se produce la segunda declaración del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para intentar aclarar la financiación irregular de su partido.
La primera vez que tuvo que dar explicaciones fue en sede parlamentaria, y entonces poco aclaró. Ahora lo hará como testigo en la Audiencia Nacional. Posiblemente, por su presencia en una pieza separada de la Trama Gürtel, lo veamos nuevamente compareciendo el próximo otoño.
La falta de contundencia en la actuación contra la corrupción dentro de su partido ha terminado por salpicar a su máximo dirigente. El PP es, a día de hoy, el paradigma de la corrupción. No es de extrañar: se lo ha puesto fácil a la oposición. Valencia, Madrid, Murcia,… Y resulta curioso, porque ni es el partido con más casos de corrupción, ni tampoco el que más dinero habría recibido de forma irregular.
En cantidad de casos sigue ganando el PSOE, que se disputa también el podio de la cantidad de dinero administrado irregularmente con el clan catalán de los Pujol. Pero el PP es el partido en el Gobierno y debería saber que para la oposición, cualquier argumento es útil para desgastarle. Y así ha sido. Por eso llama la atención la falta de contundencia de los populares para atajar la corrupción.
Esta falta de actuación solamente puede obedecer a dos causas: o se quiere salvar al líder, o está tan extendida que si se colabora para su esclarecimiento el partido estaría llamado a desaparecer. Si no fuera por una de estas razones, la formación habría apartado a los elementos dañinos de sus ejecutivas provinciales, autonómicas y nacional.
Ahora saben que este será el caballo de batalla a partir del próximo otoño. Por eso en Génova se preparan para hacer frente a una campaña de acoso y derribo que pretenderá poner fin a la presidencia de Rajoy.

Así afrontará Rajoy su comparecencia como testigo

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, acudirá mañana a declarar como testigo en el juicio del caso Gürtel con disposición de colaborar con la Justicia, aunque en su entorno se asegura que puede aportar poco para aclarar los hechos juzgados al no tener información alguna porque no estaban bajo su competencia.
Pero eso no será óbice para intentar responder a todas las preguntas que le planteen las partes, avanzan fuentes del Ejecutivo y del PP que afirman que Rajoy está tranquilo y que enmarcan su comparecencia en el terreno de la «normalidad».
Rajoy tiene previsto ir solo a esta citación, sin ser acompañado por ningún miembro del Gobierno o de su partido, y ha estado preparando su comparecencia estudiando algunos datos y fechas aunque sin ensayar cómo serán sus respuestas.
En ellas, según las fuentes citadas, intentará evitar contestaciones como las de «no me consta» o «no recuerdo», y si lo hace, será justificándolo y explicando, por ejemplo, cuál era su cometido en ese momento.
Subrayan que los hechos que motivan su presencia en el juicio hacen referencia a unas campañas electorales de 2003 en Majadahonda y Pozuelo sobre las que el presidente no tiene información porque no eran competencia suya.
En ese momento él era vicesecretario del partido pero sin funciones y no pasaba prácticamente nunca por la sede del partido debido a sus responsabilidades como vicepresidente del Gobierno.
Además, Rajoy podrá recordar que el presunto cabecilla de la trama Gürtel, Francisco Correa, ha declarado públicamente en este proceso que no había química con él y que cuando él fue designado presidente del PP, se rompió la relación con él.
En atención a su rango institucional, Rajoy declarará «en estrados», es decir, colocado al mismo nivel que el tribunal, aunque el lugar concreto donde se sentará aún está por definir.
Este no será el único privilegio del presidente del Gobierno, ya que por «cortesía institucional» a la declaración asistirá el nuevo fiscal jefe de Anticorrupción, Alejandro Luzón, aunque él no estará a cargo del interrogatorio, que harán, «en su caso», las fiscales de la causa, Concepción Sabadell y Concepción Nicolás.
Está previsto también que el presidente de la Audiencia Nacional, José Ramón Navarro, acuda a recibirle a las puertas de la sede del tribunal ubicada en el polígono industrial de San Fernando de Henares (Madrid).
Para cubrir esta declaración histórica (la primera de un presidente del Gobierno estando en el cargo) se han acreditado 312 periodistas de 83 medios de comunicación, 21 de ellos extranjeros, que accederán al recinto en medio de unas fuertes medidas de seguridad.
En el banquillo de los acusados se echará en falta a algunos de los principales acusados. Y es que no está previsto que a la vista acudan los tres presos por la primera sentencia de Gürtel: el cabecilla de la trama, Francisco Correa; su número dos, Pablo Crespo, y Álvaro Pérez, «El Bigotes». Sí pretende acudir, por contra, el extesorero del PP Luis Bárcenas.
El interrogatorio, en el que empezará a preguntar la acusación que pidió su comparecencia, Adade, se centrará en lo que sabe de la contratación de empresas de la trama Gürtel por parte del PP cuando él era vicesecretario general del PP, cargo que ocupó entre 1990 y 2003.
El abogado de Adade Mariano Benítez de Lugo será el primero en preguntar y luego le tocará el turno a los representantes del Ministerio Público, tras lo cual, lo harán las acusaciones que quieran interrogarle (hay cinco aparte de Fiscalía y Adade: Abogacía del Estado, Comunidad de Madrid, Ayuntamiento de Madrid, PSOE de Valencia y los socialistas de Boadilla del Monte) y, finalmente, los abogados defensores.
Las acusaciones pretenden que, al igual que ocurrió con otros cargos del PP, las preguntas vayan más allá de la contratación de la trama Gürtel y también inquirirán a Rajoy sobre los llamados papeles de Bárcenas de la contabilidad B del PP.
En esas ocasiones, las acusaciones y también las fiscales preguntaron a Javier Arenas, Rodrigo Rato, Ángel Acebes y Jaime Mayor Oreja sobre esa presunta caja B, ante la protesta de algunos abogados y la petición de «prudencia» del presidente del tribunal, Ángel Hurtado, para que se ciñeran al procedimiento.
En el Gobierno y el PP existe el convencimiento de que Rajoy va a salir bien de su comparecencia como testigo más allá del «juicio mediático» de que pueda ser objeto, pero reconocen su temor a que su citación puede sentar un precedente ante otros juicios futuros relacionados con la trama Gürtel.

Las preguntas a las que previsiblemente tendrá que contestar

¿Le consta que Correa pagó comisiones a Bárcenas a cambio de adjudicaciones?¿Conocía a Correa? ¿Coincidió con él en la sede del PP en la calle Génova?¿Dio usted la orden de dejar de contratar con la trama en 2004?¿Pagaron constructores misiones a los «servicios centrales» del PP?
o ¿Tiene conocimiento de que en el PP se pagasen sobresueldos en B? son sólo algunas de las preguntas a las que previsiblemente Mariano Rajoy en su comparecencia en la Audiencia Nacional.
Para conocer la respuesta, por el momento, tendrá que esperar.
Alguna publicidad valiente y la ayuda desinteresada de muchos lectores como tú han hecho posible esta noticia. Conoces nuestra línea editorial, a contracorriente de la ideología dominante y desacomplejadamente comprometida con la dignidad humana, la unidad de España y la identidad de Europa. No es fácil ni es barato sostener un medio de comunicación que beba de estos postulados, siempre contra los más poderosos. Por eso te pedimos que nos ayudes con una aportación, que formes parte de nuestro proyecto, que ayudes a que sigamos incordiando al Poder. Puedes hacerlo de varias maneras, infórmate aquí.

TEMAS |
+ en

Noticias de España

.
Fondo newsletter