«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

SCC reprocha a Colau su 'equidistancia' entre la ley y los golpistas

Colau se niega a fotografiarse con los miembros de la entidad contraria al separatismo
El presidente de Societat Civil Catalana, José Rosiñol, ha asegurado que han encontrado «muchos puntos en común» con la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y han compartido su preocupación por la convivencia en la ciudad.
Según ha explicado tras una hora de reunión, la entidad ha explicado al ayuntamiento su funcionamiento y objetivos, entre ellos la «recuperación de la convivencia y la concordia de todos los catalanes» y la «cura de las heridas causadas por la fractura social derivada del movimiento independentista».
La reunión, que SCC ya había pedido celebrar en tres ocasiones pero que no había tenido lugar hasta ahora, también ha servido para presentar a su nuevo presidente, que como sus predecesores desea tener interlocución con el espacio político de los comunes.
Los representantes de SCC y Colau han discutido la situación política actual antes del 21D, según ha indicado el presidente, quien ha añadido que la entidad tiene la voluntad de formar «un marco común de convivencia» con el ayuntamiento a partir de ahora, lo que implica «colaborar posiblemente» en el futuro. De los puntos en común con el gobierno municipal, Rosiñol ha destacado la «preocupación» de ambas partes por el futuro económico de la ciudad, a raíz del traslado de las sedes sociales y fiscales de las compañías fuera de Cataluña por el proceso independentista.
Otros de los asuntos que han sido compartidos por ambas partes durante el encuentro han sido la preocupación por la bajada del 10 % del consumo de las familias y el descenso en las pernoctaciones en Barcelona, lo que «impactará en los barrios y los trabajadores de la ciudad».
SCC ha transmitido a la alcaldesa su opinión sobre la posición de «equidistancia» que ha mostrado respecto con «los que hacen cumplir la ley y los que la incumplen», una equidistancia que la asociación considera «imposible» ya que la culpabilidad de «lo que está sucediendo» es de «aquél que la incumple».
Por su parte, el concejal de Presidencia del consistorio, Eloi Badia, también ha valorado la reunión, que ha calificado como «muy cordial», y dentro de la «normalidad» de los encuentros que mantiene el ayuntamiento con todo tipos de entidades y asociaciones que operan en Barcelona. Badia ha apuntado que el gobierno municipal ha compartido la «gran preocupación» de SCC por los asuntos que afectan la convivencia en la ciudad, en los que han coincidido.
Así, el gobierno de Colau se ha ofrecido a colaborar con SCC en los próximos actos que convoquen para evitar cualquier suceso, en coordinación con la Guardia Urbana.
Rosiñol ha explicado que la intención de SCC es la de «colaborar en la medida de lo posible» con el ayuntamiento, «que es de todos los barceloneses», y ha dicho que la asociación ha extendido una invitación al gobierno municipal a asistir a la gala de entrega de premios de la Fundación Broseta, después de haber obtenido el premio a la Convivencia.
Leer más…
La Fiscalía pide mantener la prisión incondicional para los golpistas

TEMAS |
+ en
.
Fondo newsletter