«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Segadors del Maresme: 'Seguiremos limpiando las playas de basura amarilla'

Denuncian que los miembros de los CDR «atemorizan» a los niños que preguntan qué son esas cruces amarillas en las playas.


Se hacen llamar ‘Els Segadors del Maresme’ y forman la brigada que «limpia» Cataluña de cruces y de lazos colocados por el separatismo en solidaridad con los golpistas presos porque «los pueblos sin el amarillo lucen mejor».
El pasado lunes se enteraron de la colocación de cruces en la playa Canet de Mar (Barcelona) y fueron a retirarlas. Avisaron a la Policía Local que les dijo que «acudieran con precaución», según señala uno de sus portavoces, José Casado, a La Gaceta. Separatistas pertenecientes a los Comités de Defensa de la República (CDR), que en los últimos días han llamado a la movilización permanente «para hacer efectiva la República catalana y desbordar a un Estado español represor» por mantener intervenida la autonomía, les insultaron y les agredieron. El concejal de la CUP de la localidad Marc Giménez incluso propinó una patada y se abalanzó sobre uno de los «brigadistas».
El colectivo, que fue perseguido por los violentos secesionistas por carretera, se trasladó tras los incidentes a dependencias de la Policía Local para entregar las cruces amarillas. Los agentes les tomaron los datos. Ahora su intención es imponer cuatro denuncias por agresiones -tres mujeres contrarias al delirio separatista sufrieron distintos golpes y contusiones, y un joven un puñetazo en el pómulo.
Asimismo, Casado ha denunciado el «paisaje dantesco» que vive Cataluña y ha asegurado que los miembros de los CDR se «van a cargar el turismo», además de «atemorizar» a los niños que preguntan qué son esas cruces y «ofender a los católicos utilizando su símbolo». Pese a todo, ha reiterado que no decaerán y seguirán «limpiando Cataluña de basura amarilla».

‘Que pongan las cruces en su jardín’

La señora que se enfrentó a los separatistas que colocaban cruces amarillas en la playa de Llafranc (Gerona) ha reconocido que se vivieron momentos de «tensión y nervios», pero que hay cosas que «no se pueden consentir».
«Te saca de tus casillas (…) te puedes manifestar de muchas maneras, pero en una playa pública montar un cementerio con cruces es una falta de respeto», ha dicho en una entrevista con Herrera en COPE, antes de denunciar que la Policía Local ignoró a los vecinos y veraneantes que pedían su presencia asegurando que no iban a acudir a la playa porque «tenían permiso para montar el cementerio». «Te sientes impotente porque, siendo catalana, sientes que te rechazan y te apartan», ha añadido.
Cree que «lo único» que hay que hacer en Cataluña es «convivir con educación y respeto de un lado y de otro. «Lo que no se puede consentir es que monten un cementerio en una playa con niños y todos con la cabeza baja (…) si quieren poner cruces que las pongan en su jardín», ha finalizado.

TEMAS |
+ en
.
Fondo newsletter