Suiza respalda a Mario Conde: el dinero procede de negocios lícitos

Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Dreyfus, el banco de Suiza en el que Mario Conde tenía cerca de 16 millones de euros, ha respondido al requerimiento del juez Santiago Pedraz. El dinero no procede de Banesto, por lo que se desmorona la acusación sobre un hipotético caso de blanqueo de capitales, sino de negocios lícitos.

La comisión rogatoria de la Audiencia Nacional a la entidad helvética alcanza los 700 folios y muestra todos los movimientos bancarios, supervisados por la Fiscalía helvética. En ninguno de los folios se acredita delito alguno, es más, se demuestra que el ex banquero obtuvo el dinero con negocios lícitos, y no de actividades delictivas, como pretende la acusación.
Según la declaración de Conde al juez, el dinero en la cuenta procede de un depósito de 500.000 euros al poco de abrir la cuenta, 10 millones por la venta de Antibióticos SA a Montedison y otros tres millones por la venta de Laboratorios Abelló, según los documentos a los que ha tenido acceso El Mundo. El resto, hasta completar los 16 millones, se deben a las plusvalías e inversiones, como la compra de lingotes de oro. La acusación contra Mario Conde tiene una base con pies de barro, que se desmorona con estas pruebas aportadas por la entidad financiera suiza. Desde el inicio, la defensa de Mario Conde argumentaba que la acusación era solo por repatriar dinero a España, una acusación que se caía por su propio peso, como está empezando a demostrarse ahora, con papel.

Venta de oro y participaciones en importantes sociedades, el origen lícito del dinero

De esta forma, según la comisión rogatoria, no habría ni blanqueo de capitales ni organización criminal, delitos por los que se acusa a Conde. El perito de la Agencia Tributaria encargado de investigar su patrimonio ha asegurado al juez que “de ser ciertas las alegaciones de la defensa” no habría ningún delito fiscal por afloramiento de rentas ocultas. Asimismo, el perito exigió esperar al resultado de la comisión rogatoria para elevar su informe definitivo.
Asimismo, Conde solo tendría que responder, si procede en el caso, a un posible sanción fiscal por la declaración de 2011, pero nunca por un delito o fraude. “¿Qué le dije yo a usted, señoría? Le dije: ‘No tiene nada que ver con Banesto, están ahí los documentos y las pruebas. Y además es una oportunidad para terminar de una vez con la historia de las apropiaciones indebidas’”, ha afirmado Conde ante el juez.

El perito de la Agencia Tributaria ya avisó que no había delito si la comisión rogatoria probaba el origen del dinero

“En los hechos probados de las dos sentencias se declara claramente que yo no me apropié de ese dinero. Que no fui condenado por apropiarme del dinero, sino por un acto de disposición en favor de terceros que se consideró en ese momento apropiación indebida”, ha afirmado Conde, quien mantiene que el dinero de Banesto no se lo quedó él.
“No era nada fácil, porque los bancos suizos no dan información de más allá de 10 años, pero yo necesitaba más. Y lo conseguí. Tiene usted en las diligencias la información bancaria de 37 años, avalada por la Fiscalía de Ginebra”, ha mostrado Conde al juez Pedraz, al tiempo que ha indicado que el principal ingreso en la cuenta suiza se produjo en marzo de 1987, con los 10,5 millones, un año antes de entrar en Banesto. La venta de su parte en Antibióticos a la multinacional Montedison alcanzó los 13.000 millones de pesetas y “pagué mis impuestos, creo recordar que 2.000 millones”.

Cumplió condenas que consideró injustas y no mintió ante el juez

Motedison eligió a Conde como consejero y le pagó los 10,5 millones que le ingresaron en Suiza. Fue la multinacional quien eligió la cuenta. Respecto a Laboratorios Abelló, Conde ha asegurado: “En 1989 tuvo lugar la separación de patrimonios entre Juan Abelló y yo, y ordené que se me transfiriera a la cuenta que tenía abierta con mi mujer desde 1980”.
“Esos dineros que han venido a España nunca estuvieron en España. En el año 1994 nosotros nos quedamos sin ingresos, lo único que teníamos era eso. Las propiedades que teníamos en España estaban siendo embargadas. De algún sitio teníamos que… Y así fue hasta que murió mi mujer. Yo no le mentí”, ha afirmado Conde ante el juez.
“He sufrido condenas como la de la Agencia Trust que yo considero injustas, pero la cumplí. He cumplido escrupulosamente la del ‘caso Banesto’. Nunca me he sustraído a la accción de la Justicia, y aquí estaré todas las veces que su señoría me llame”, ha concluido Conde en su declaración.

Deja una respuesta