«Ser es defenderse», Ramiro de Maeztu
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
También ha descalificado a Junts pese a la intención de Feijóo de negociar

Un senador del PP llama a VOX «extrema derecha» y lo equipara a la CUP: «Se ha quedado una Cataluña muy moderna»

Vicente Azpitarte

El senador del Partido Popular por la provincia de Granada y ex delegado del Gobierno de la Junta de Andalucía, Vicente Azpitarte, ha cargado contra los resultados electorales por el crecimiento de partidos que ha calificado de «extrema derecha» y «extrema izquierda». A través de la red social X (antes Twitter), ha hecho una suma de los escaños obtenidos por VOX, Alianza Catalana, Junts, CUP y En Comú Podem para apuntar lo siguiente: «Entre los partidos de extrema izquierda y los de extrema derecha suman en Cataluña: 58 escaños, 1.345.000 votos y el 43% de los votos«, ha redactado.

Las críticas de votantes y opositores a los populares no han tardado en llegar, ya que, además de atacar a su principal aliado en más de cinco comunidades autónomas (VOX), ha incluido al partido de Puigdemont entre los «extremistas». Todo esto pese a la voluntad de Feijóo de establecer negociaciones con él «si vuelve a la legalidad«.

«Se ha quedado una Cataluña muy moderna y moderada«, ha añadido al final insinuando que sólo ellos, el PSC y ERC son partidos que cumplen esas características. Desde VOX, figuras como Jacobo Robatto o Samuel Vázquez han reaccionado mostrando su sorpresa: «Lamentable…«, «Un senador del PP comparando a VOX con la CUP. No le doy la espalda yo a un político del PP ni para apañar billetes de 50 euros del suelo».

Con este tipo de declaraciones, los populares demuestran una vez más que su principal objetivo en Cataluña era el de «acabar con VOX», igual que lo fue en el País Vasco. Sin embargo, y pese al gran crecimiento del partido de Feijoo, los de Santiago Abascal han seguido creciendo al alcanzar casi el 8% del voto y cerca de 30.000 nuevos votantes. Además, no han perdido ni un sólo escaño.

Ahora, tras diez años detrás de Ciudadanos y VOX, el PP volverá a ser el primer partido nacional de Cataluña. Los de Alejandro Fernández logran representación en todas las provincias, siendo Barcelona su principal caladero de votos con hasta once escaños. En Tarragona suman dos, uno por Gerona y otro más en Lérida. El partido no conseguía un resultado similar desde el año 2003, cuando sumó también 15 representantes.

+ en
.
Fondo newsletter