«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Cuando el Estado pacta a tenor de la temperatura social

Mujeres se manifiestan contra la violencia doméstica

Este viernes se conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Instituciones, partidos políticos y la sociedad civil han celebrado actos de repulsa contra esta terrible lacra que se ha llevado la vida de 43 mujeres.

Para hablar sobre la violencia que se da en el ámbito familiar, y a la luz de que la Ley Integral de Violencia de Género parece no estar funcionando, rescatamos este artículo que la abogada Yobana Carril escribó hace unos meses para La Gaceta.
La Violencia de Género es el gran refugio de los partidos políticos para conseguir el aplauso clamoroso de la sociedad.
Si hay algo en lo que los partidos políticos están de acuerdo es aquello en lo que saben que apenas van a recibir la crítica social, el tema de la violencia de género ha sido aprovechado por las distintas formaciones de este país para dar sensación de unidad y de “trabajar para el pueblo”; es sin duda su gran bastión de confort, nadie va a contradecir este pacto, pues de lo contrario se enfrentaría al reproche de la parte de la sociedad que, en un arranque de demagogia, espeta un “si estás contra la Ley de Violencia de Género es que estás a favor de los maltratadores y eres un/una machista”.

No discuto ni por un momento que hay mujeres víctimas de la violencia machista, pero también hay hombres víctimas de la violencia de algunas mujeres a los que esta ley no protegerá y también hay mujeres víctimas de otras mujeres que también se verán desprotegidas.

Por una ley de violencia intrafamiliar

Por ello yo soy más partidaria de una Ley de Violencia Intrafamiliar que englobe todo tipo de violencia dentro del ámbito doméstico y que proteja a las personas independientemente de su género o sexo. ¡Pero claro! Esto en la España de hoy no queda lustroso decirlo, porque al parecer para la España de hoy sólo las mujeres somos personas dignas de una protección especial.

Dicho esto, sin duda he de decir que hay puntos en “El Pacto” que me parecen lógicos y coherentes, aunque preferiría que se aplicasen a todas las personas que sufren un maltrato y no solo a una parte de las mujeres.

Sensibilizar a la sociedad sobre el rechazo a la violencia y hacer un trabajo educacional y preventivo es sin duda alguna el mejor de los métodos para enfrentarse a la violencia. Mejorar los recursos disponibles para atender a las víctimas de una agresión y proporcionar un servicio multidisciplinar era a todas luces necesario y nada en contra debería ni debe decirse.

División de género

Hombres y mujeres jamás hemos estado en este país más divididos y jamás ha sido tan grande la desigualdad entre los unos y los otros. El momento en el que España creó los Juzgados de Violencia sobre la mujer, es decir, en el momento en el que se crearon juzgados específicos para personas por razón de su sexo, se dio un gran paso atrás en la tan buscada igualdad. Esta ley no busca un acercamiento entre hombres y mujeres sino poner a los hombres en la posición en la que estaban las mujeres a mediados del siglo XX,. Esto para mí no es igualdad, es simplemente revancha, una revancha pueril e impropia de una sociedad avanzada.

Sólo alcanzaremos la verdadera igualdad cuando los poderes políticos empiecen a tratarnos como personas iguales; y esta Ley produce el efecto contrario, trata a las mujeres como perpetuas víctimas a las que se ha otorgado un “título de propiedad” sobre los hijos y trata a los hombres como maltratadores en potencia incapaces de cuidar a los hijos.

Soy consciente de que con estas palabras me lloverán críticas, pero también soy consciente de que si estas mismas palabras las escribiese un hombre sería socialmente linchado….

Por Yobana Carril, abogada defensora de los hombres damnificados por la Ley de Violencia de Género.

Alguna publicidad valiente y la ayuda desinteresada de muchos lectores como tú han hecho posible esta noticia. Conoces nuestra línea editorial, a contracorriente de la ideología dominante y desacomplejadamente comprometida con la dignidad humana, la unidad de España y la identidad de Europa. No es fácil ni es barato sostener un medio de comunicación que beba de estos postulados, siempre contra los más poderosos. Por eso te pedimos que nos ayudes con una aportación, que formes parte de nuestro proyecto, que ayudes a que sigamos incordiando al Poder. Puedes hacerlo de varias maneras, infórmate aquí.

TEMAS |
+ en
.
Fondo newsletter