«Ser es defenderse», Ramiro de Maeztu
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
prohíbe a los grandes bancos discriminar a los clientes

DeSantis acaba en Florida con la tiranía ‘woke’ en las entidades financieras

DeSantis inmigrantes ilegales
El gobernador de Florida, Ron DeSantis. Reuters

Hace unos años, muy pocos, eso del «crédito social» era algo que hacían los chinos, algo que probaba que China era una pesadilla orwelliana donde el último ciudadano estaba sometido a un control total e implacable. Pero ha llovido, y una versión de ese crédito empieza ya a imponerse. Es el modelo ESG (Medio ambiente, Social y Gobernanza) que, aplicado a las inversiones, da o quita puntos según el vehículo de inversión en cuestión cumpla ciertas medidas ecológicas, se ajuste a la agenda «woke» y tenga una estructura de dirección con todas las cuotas preferidas por el progresismo reinante. Bueno, es un primer paso.

Para el pequeño negocio, y pronto para el simple ciudadano, eso significa que será más o menos fácil (o posible) conseguir financiación, renegociar créditos o abrir cuentas según se sea más o menos «woke». Y Florida, como dijo su gobernador, es el lugar donde lo «woke» viene a morir.

Así que el republicano Ron DeSantis acaba de anunciar una propuesta para eliminar la banca ESG y prohibir que el sector financiero aplique puntaciones de crédito social para la obtención de financiación en Florida. «El anuncio de hoy se basa en mi compromiso de proteger las inversiones de los consumidores y su capacidad para acceder a los servicios financieros en el Estado Libre de Florida», dijo DeSantis en un comunicado. «Al aplicar criterios arbitrarios ESG que solo sirven a las empresas que los crearon, las élites eluden las urnas para imponer una agenda ideológica radical. A través de esta legislación, protegeremos las inversiones de los ciudadanos de Florida y su capacidad para participar en la economía».

La propuesta «trata de proteger a los ciudadanos de la estafa financiera ‘woke’ ESG despertada mediante una serie de medidas como prohibir que los grandes bancos, fondos y otras instituciones financieras discriminen a los clientes por sus creencias religiosas, políticas o sociales, incluido su apoyo a la seguridad de las fronteras, posesión de armas de fuego y mayor independencia energética; prohibir que el sector financiero considere las llamadas «puntuaciones de crédito social» en las prácticas bancarias y crediticias que tienen como objetivo evitar que los ciudadanos obtengan préstamos, líneas de crédito y cuentas bancarias; prohibir que los bancos que se dedican al activismo corporativo mantengan fondos del gobierno como Depositario Público Calificado (QPD); prohibir el uso de ESG en todas las decisiones de inversión a nivel estatal y local, asegurando que los administradores de fondos solo consideren factores financieros que maximicen la tasa de rendimiento; prohibir a todas las entidades estatales y locales, incluidas las organizaciones de apoyo directo, que estudien, den preferencia o soliciten información ESG como parte del proceso de adquisición y contratación; prohibir el uso de criterios ESG por parte de los gobiernos estatales y locales al emitir bonos, incluida una prohibición contractual para las agencias de calificación cuyas calificaciones ESG impacten negativamente en las calificaciones de bonos del emisor; y ordenar al Fiscal General y al Comisionado de Regulación Financiera que hagan cumplir estas disposiciones.

«Es una forma de tratar de cambiar el comportamiento de las personas. Es una forma de tratar de imponer la política sobre lo que deberían ser solo decisiones económicas», dijo DeSantis sobre los criterios ESG. «Tampoco vamos a albergar depósitos a nivel del gobierno estatal o local. Y tenemos muchos depósitos, obtuvimos un superávit presupuestario masivo en Florida, hay depósitos por todas partes que van donde el Gobierno estatal y local utilizan instituciones financieras, ninguno de esos depósitos podrá realizarse en instituciones que persigan esta agenda ESG despertada».

Otro aspecto de la tiranía «woke» que, en efecto, llega a Florida a morir.

.
Fondo newsletter