«Ser es defenderse», Ramiro de Maeztu
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Fauci pasó de llamar conspiranoicos a quienes dudaban del origen del covid a dudar él

La falta de transparencia y las dudas sobre su papel en el origen del covid amenazan el futuro del NIH

Dr. Anthony Fauci - AFP

Nacido en una modesta sala hace más de un siglo, el «laboratorio de higiene» fue fundado por el joven médico Joseph J. Kinyoun. Instalado dentro de un hospital del Servicio Hospitalario de la Marina y dedicado a la salud de los mercantes, su objetivo inicial era investigar, mediante el uso de microscopios, cómo ciertos organismos microscópicos causaban enfermedades infecciosas y prevenir así la importación de epidemias. Más de cien años después, aquel pequeño laboratorio ha evolucionado hasta convertirse en los Institutos Nacionales de Salud (NIH), la organización pública que más fondos destina a investigaciones biomédicas en el mundo.

Con un presupuesto cercano a los 50 mil millones de dólares y una plantilla de más de 18.000 empleados, el NIH está compuesto por 27 institutos y centros, cada uno con una misión específica. Desde el National Eye Institute (NEI), centrado en el estudio del ojo, hasta el Center for Scientific Review (CSR), encargado de evaluar las subvenciones que se otorgan a instituciones de todo el mundo.

No obstante, según ha informado el diario Voz News, el NIH se enfrenta actualmente a una crisis de confianza que amenaza con reducir su presupuesto y responsabilidades. Después de casi una década desde la aprobación de su último presupuesto, el Congreso se prepara para revisar su funcionamiento con una serie de propuestas que deberán superar la polarización política y la oposición de grupos de pacientes, científicos y empresas.

Históricamente, el NIH ha gozado de una sólida reputación política, con el respaldo tanto de demócratas como de republicanos. Sin embargo, ha sido objeto de críticas por el tamaño y lentitud de su burocracia, la distribución desproporcionada de sus subvenciones y el tipo de investigaciones que financia. Una propuesta circulante incluso sugería reducir sus institutos de 27 a seis, y algunos críticos argumentaban que la distribución de fondos perjudicaba a minorías como los afroamericanos y los hispanos, concentrándose en unas pocas instituciones prominentes como UCLA, Duke y Stanford.

Recientemente, un informe de la Comisión de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes detalló cómo el NIH engañó al comité sobre una «peligrosa» investigación del virus del mono. Además, surgieron informaciones sobre algunos científicos del NIH que habrían intentado ocultar hasta 710 millones de dólares en regalías provenientes de empresas privadas.

El origen de la pandemia del 2020 ha añadido combustible a los nuevos pedidos de reforma del NIH. A cuatro años del inicio de la pandemia, el origen del virus sigue siendo incierto. Existen dos teorías principales: la del contagio natural, que postula que el virus fue transmitido de un animal a un humano, y la del accidente de laboratorio, que sugiere que el virus pudo haber sido creado o alterado en un laboratorio y posteriormente escapado.

El NIH entra en esta controversia debido a su financiación a la organización sin ánimo de lucro EcoHealth Alliance (EHA), que a su vez financió la investigación de virus de murciélagos en el laboratorio de Wuhan. Esto sugiere un posible vínculo entre los fondos de los contribuyentes estadounidenses, administrados por el NIH, y el inicio de la pandemia.

La investigación que, según la teoría del accidente de laboratorio, podría haber originado el virus se denomina «ganancia de función» (GOF). Estas técnicas alteran las funciones de un organismo para aumentar sus capacidades, por ejemplo, haciendo un virus más transmisible o dañino. Las profesoras de Microbiología e Inmunología, Seema Lakdawala y Anice Lowen, defendieron estos experimentos en un artículo, destacando que se llevan a cabo en condiciones de laboratorio muy controladas para limitar el riesgo de infección.

Aunque el Gobierno suspendió el financiamiento a EcoHealth Alliance y estableció nuevos lineamientos para supervisar los estudios de ganancia de función y de patógenos de «doble uso», las dudas sobre el origen del COVID-19 persisten.

Inicialmente, las autoridades sanitarias estadounidenses rechazaron la idea de que el virus se hubiese generado durante un estudio de ganancia de función en Wuhan, calificándola de conspiración. Anthony Fauci, entonces presidente del NIAID, fue una voz prominente en este rechazo. Sin embargo, en junio de este año, Fauci sorprendió al declarar que mantenía la mente abierta sobre el posible origen del virus en su primer testimonio público ante la Cámara de Representantes desde que dejó el cargo.

A pesar de afirmar que los estudios financiados por el NIH no podían haber sido precursores del SARS-CoV-2, Fauci no descartó que otras investigaciones realizadas en el centro de Wuhan pudieran haber iniciado la pandemia. Este cambio de postura y las inconsistencias en la respuesta inicial han contribuido a la crisis de confianza en el NIH.

+ en
.
Fondo newsletter