«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

La 'normalidad' de Merkel: Más de 1.000 investigados por islamismo en 2017

El número de juicios que involucran a extremista islámicos se han multiplicado en el último año.


La normalidad de la que Angela Merkel presume en Alemania no existe. A pesar de que las autoridades traten de esconder la realidad que se vive el país, en 2017 se han batido cifras históricas de detenciones de personas relacionadas con el islamismo radical.
El fiscal federal alemán ha anunciado que en 2017 se llevaron a cabo más de 1.000 investigaciones preliminares, aunque por el momento sólo dos han sido llevados a juicio hasta el momento. «El número de detenidos por islamismo ha aumentado y ya no se puede esconder que el país vive una nueva situación», ha argumentado Peter Frank.
Frank ha alertado ante el aumento de detenciones de mujeres, que en los últimos tiempos han cobrado gran importancia en la escena radical. La Agencia para la Protección de la Constitución (BfV) en Renania del Norte-Westfalia advirtió el pasado año que las mujeres estaban desempeñando un papel mucho más activo en la radicalización y estaban entrenando a una nueva generación de potenciales terroristas.
Según la citada agencia, el número de extremistas islámicos detenidos ha aumentado drásticamente desde el comienzo de la crisis migratoria. En octubre, la Agencia de Espionaje Nacional anunció que habían identificado a más de 1,800 radicales violentos, un 64 por ciento más que el año anterior. Su presidente, Hans-Georg Maassen, también advirtió que las ideas islámicas radicales estaban ganando terreno con los jóvenes en las escuelas de todo el país.

La inmigración real

Alemania ha sufrido una profunda transformación en los últimos 10 años. Merkel aceleró este cambio con unas políticas migratorias favorables a la acogida masiva en un país tradicionalmente receptor de inmigración, especialmente de los vecinos del este y Turquía.
El nombre de Mohammed y sus múltiples variaciones ortográficas ya es uno de los nombres más populares en el país y, en menos de una década, ha pasado del puesto 97 al 26 en la lista, según los datos publicados por la Gesellschaft für Deutsche Sprache, considerada la sociedad lingüística más importante de Alemania.
En la ciudad de Herne, donde el 17,2% de la población es inmigrante, el nombre de Mohammed fue el tercero más popular. Andrea Ewels, Directora General de GfdS, explicó: “El desarrollo está, por supuesto, relacionado con la ola de inmigración” y agregó que esperaba que Mohammed estuviera en los 10 primeros nombres para 2021 o 2022.
En el año 2030 en el conjunto de la Unión Europea residirán unos 100 millones de musulmanes. En Bruselas, la capital de la Europa comunitaria, el nombre más utilizado para los recién nacidos en Mohammed y más del 50% de los ciudadanos son extracomunitarios, en su mayoría musulmanes.

Un sistema más conservador

Las negociaciones entre el bloque conservador alemán que lidera Merkel y los socialdemócratas de Martin Schulz salvaron uno de los principales escollos al cerrarse un acuerdo en torno al derecho de reagrupación familiar de los refugiados.
El pacto apenas varía el preacuerdo que ya habían alcanzado los dos grupos y que limita a 1.000 la cifra de personas que pueden llegar al mes a Alemania en aplicación de ese derecho.
El Gobierno había suspendido por dos años el derecho a la reagrupación familiar para aquellas personas que no hubieran sido reconocidas como refugiadas, pero que contaran con protección subsidiaria en Alemania y esa restricción, que finalizaba en marzo y estaba pendiente de una posible renovación, desaparecerá finalmente a finales de julio.
El Partido Socialdemócrata (SPD) había anunciado públicamente su intención de mejorar el preacuerdo sobre la reagrupación familiar y Schulz afirmó hoy a través de las redes sociales que la formación se había «impuesto» en el tema con «un buen acuerdo».
Su compañera Eva Högl, vicepresidenta del grupo parlamentario, destacó que la nueva redacción «garantiza que a partir de agosto también las personas con protección subsidiaria tendrán derecho a la reagrupación familiar» y subrayó que en el cupo fijado no se incluyen los casos graves, que seguirán siendo aceptados por razones humanitarias.
En opinión de diversos analistas políticos, el acuerdo en el polémico punto supone en realidad un tanto a favor del bloque conservador, defensor de fijar un cupo máximo de refugiados, ya que los casos graves son muy limitados, como se ha visto en años anteriores.
Alguna publicidad valiente y la ayuda desinteresada de muchos lectores como tú han hecho posible esta noticia. Conoces nuestra línea editorial, a contracorriente de la ideología dominante y desacomplejadamente comprometida con la dignidad humana, la unidad de España y la identidad de Europa. No es fácil ni es barato sostener un medio de comunicación que beba de estos postulados, siempre contra los más poderosos. Por eso te pedimos que nos ayudes con una aportación, que formes parte de nuestro proyecto, que ayudes a que sigamos incordiando al Poder. Puedes hacerlo de varias maneras, infórmate aquí.

TEMAS |
+ en
.
Fondo newsletter