«Ser es defenderse», Ramiro de Maeztu
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
El partido quiere reforzar la capacidad de negociación de Suecia ante la UE

Los demócratas suecos proponen que cada cesión de soberanía ante Bruselas sea votada en referéndum

Jimmie Akesson, líder de los Demócratas de Suecia. Reuters

Es el ABC de la negociación, nada nuevo aquí: si dices amén a todo, si te conviertes en un felpudo, te sacarán hasta los higadillos. España es un buen ejemplo. Y es precisamente lo que Jimmie Åkesson, líder de los Demócratas Suecos, no quiere que le suceda a Suecia. Por eso, dice, conviene prepararse para el Swexit para ganar poder de negociación frente a Bruselas.

Åkesson dio la campanada en las pasadas elecciones parlamentarias suecas de septiembre al convertir a su partido, los denostados soberanistas Demócratas Suecos, en la segunda fuerza con un discurso parecido al de VOX en España. Y su voz, antes marginal, ahora pesa.

Ahora, en un artículo publicado en Svenska Dagbladet en colaboración con el eurodiputado Charlie Weimers, Åkesson sostiene que Suecia debe prepararse completamente para salir de la Unión Europea (UE) con el fin de maximizar su posición negociadora con el bloque.

Para optimizar su influencia, afirma el líder soberanista, el Gobierno sueco debe tomar tres medidas.

En primer lugar, tiene que reformar la Constitución para introducir la figura del referéndum vinculante obligatorio cada vez que se pretenda transferir más competencias de Estocolmo a Bruselas. Si los suecos quieren perder áreas de soberanía, que así sea, pero primero tendrán que consentirlo expresamente.

Es un mecanismo adoptado previamente tanto por Gran Bretaña como por Dinamarca, y el líder de los Demócratas de Suecia cree que proporcionará una salvaguardia necesaria contra cualquier intento de ampliar sus poderes por parte de Bruselas. «Sólo el conocimiento de que cada decisión sobre la transferencia de poder debe someterse a los ciudadanos frenaría los peores abusos de Bruselas», escriben los autores del artículo.

En segundo lugar, el Gobierno sueco debe hacer los preparativos necesarios para abandonar la Unión Europea para asegurarse de que está listo en caso de que se tome la decisión de hacerlo y para legitimar cualquier amenaza de retirarse en futuras negociaciones con el bloque. «Para que la preparación sea creíble, es necesario que eliminemos los artículos de la Constitución que describen a Suecia como miembro de la UE. Además, deberíamos formar un cuadro de funcionarios con experiencia para negociar acuerdos comerciales y otras cosas que hemos delegado a la UE y estudiar cómo se podría haber implementado mejor el Brexit. Cuanto mejor estemos preparados para irnos, más ganaremos en futuras negociaciones».

El líder de los Demócratas de Suecia también quiere que se inicie una investigación sobre cómo se pueden mitigar los aspectos negativos de la pertenencia de Suecia a la UE.

Los soberanistas son actualmente socios informales del Gobierno sueco. Aunque no se les ofreció entrar en el Ejecutivo del primer ministro Ulf Kristersson, son signatarios del Acuerdo de Tidö, que fijó una coalición de cuatro partidos para adoptar una política de inmigración más restrictiva a cambio del apoyo de los Demócratas Suecos.

El partido de Åkesson ha estado durante mucho tiempo a favor de la retirada de Suecia de la Unión Europea, pero acepta que no es una opinión mayoritaria entre el electorado sueco en la actualidad. El partido abandonó oficialmente su apoyo a Swexit en 2018 en un intento por obtener más apoyo electoral y, posteriormente, logró el 20,5 por ciento de los votos en las elecciones generales del año pasado.

+ en
.
Fondo newsletter