«Ser es defenderse», Ramiro de Maeztu
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
el instituto polaco ordo luris recoge firmas contra la reforma

La reforma de los Tratados que propone Bruselas tendrá graves implicaciones para los europeos

Infografía elaborada por Ordo Luris.

La soberanía de los Estados miembros de la Unión Europea (UE) es una de las cuestiones principales que está en juego en las elecciones al Parlamento Europeo que se celebran el próximo 9 de junio. Los partidos soberanistas y patriotas que están integrados en el grupo de los Conservadores y Reformistas Europeos (ECR) e Identidad y Democracia (ID) mantienen que es fundamental proteger la soberanía de cada una de las naciones sin que eso implique la ruptura del bloque comunitario, como en origen defendían los Tratados de la Unión Europea (UE).

En noviembre de 2023, el Parlamento Europeo aprobó un proyecto cuyo objetivo es cambiar el proceso de toma de decisiones del bloque. El objetivo último de este plan, elaborado por cinco eurodiputados de Bélgica y Alemania, es reducir la soberanía de las naciones y crear un superestado europeo.

En la teoría, se quiere reemplazar el principio de unanimidad por el de una mayoría cualificada; es decir, para aprobar una decisión el 55% de los Estados miembros debe votar a favor y estos deben representar al menos el 65% de la población total de la UE. En la práctica, ninguno de los Estados podrá bloquear soluciones totalmente contrarias a sus intereses nacionales y a la voluntad de sus ciudadanos.

El proyecto prevé 267 enmiendas a los tratados de la UE, que incluyen la abolición del derecho de veto en diez ámbitos fundamentales para la independencia, soberanía y autodeterminación de las naciones: en materia de protección de fronteras, política exterior, seguridad y defensa, infraestructuras transfronterizas, industria, política sanitaria, política monetaria, protección del clima, derecho de familia y educación.

La reforma propuesta será, pues, un desmantelamiento de facto de la Unión Europea basada en una comunidad de naciones independientes que trabajan juntas sobre la base de la unanimidad y el consenso. En su lugar, se creará un Estado europeo centralizado, cuyas políticas internas y externas podrán determinarse fuera de sus fronteras y al margen de la voluntad de sus propios pueblos.

Padrino comunista de la iniciativa

Los autores e impulsores de los cambios no ocultan cuál es su objetivo y quién inspiró los cambios propuestos. El preámbulo del documento cita el Manifiesto de Ventotene del comunista italiano Altiero Spinelli.

El Manifiesto culpaba a la «ideología de la independencia nacional» de las dos guerras mundiales. Por ello, Spinelli consideraba que la condición para la paz y el progreso en Europa era la «abolición definitiva de la división de Europa en Estados nacionales». El autor del manifiesto creía que una federación de este tipo, opuesta a la tradición nacional cristiana de Europa, podría surgir de las ruinas del viejo orden europeo basado en los Estados-nación.

El comunista italiano tampoco rechazaba la idea de una dictadura. «La dictadura del partido revolucionario crearía un nuevo Estado y, en torno a él, una nueva y verdadera democracia«, llegó a escribir el comunista citado en el proyecto de reforma.

Ordo Luris promueve una recogida de firmas en contra de la reforma

En respuesta a este proyecto, y ahora que faltan sólo unas semanas para los comicios europeos, el instituto polaco Ordo Iuris para la Cultura Jurídica ha presentado una petición en contra de la reforma de los Tratados que se puede firmar a través de internet.

Además, el instituto ha elaborado una infografía en la que explica las diez áreas que se ven afectadas por la pérdida de soberanía de los Estados miembros y en la que refleja cómo los Estados con mayor número de representantes, como Alemania —96 eurodiputados— o Francia —79— pasarán a decidir buena parte de las cuestiones fundamentales del bloque si, tras abandonar el principio de unanimidad, consiguen el respaldo de otros Estados.

VOX, opuesto a la reforma

De los partidos españoles que concurren a los próximos comicios, VOX se opone a la reforma de los Tratados. En declaraciones a LA GACETA, el jefe de la delegación del partido en el Parlamento Europeo, Jorge Buxadé, acusa a la Comisión Europea, presidida por Ursula Von der Leyen, y a los grupos políticos popular, socialista y liberal —que, a su juicio, «conforman el consenso político progre europeo»— de haber puesto en marcha esta reforma «por la puerta de atrás».

Buxadé ya denunció en el mes de noviembre que se excluyó del proceso de elaboración del informe a ID y al ECR. De hecho, el coordinador de los conservadores, el polaco Saryusz-Wolski, desistió finalmente como quinto ponente de este documento tras constatar la intransigencia de sus compañeros.

«Los ciudadanos son los verdaderos dueños de los Tratados, los responsables políticamente», y esta reforma les privaría de poder en beneficio de la Comisión Europea, reconvertida en un «Gobierno europeo», concluye Buxadé.

+ en
.
Fondo newsletter